El Cristo de los Desamparados del Santo Ángel / RECHI
El Cristo de los Desamparados del Santo Ángel / RECHI

HISTORIA

El Cristo «viajero» del Santo Ángel cumple 400 años

Ésta es la historia de una portentosa imagen que fue titular de la Lanzada, que viajó a Londres y Washington y que pudo ser policromada por Pacheco…

Por  0:09 h.

Hay imágenes que por no pertenecer a una cofradía ni salir en Semana Santa pasan desapercibidas. Algunas, incluso, están llenas de polvo en un convento o negras como el tizón en algún retablo. Al Cristo de los Desamparados del Santo Ángel no le pasa eso, los carmelitas han logrado que esta portentosa talla de Martínez Montañés sea muy conocida, tenga un buen número de devotos y, además, se encuentre bien conservada. La orden, por iniciativa de fray Juan Dobado, no tiene ningún complejo a la hora de otorgarle el sentido que verdaderamente tienen las imágenes como obras de arte para acercarlas al pueblo. Primero la llevaron a Londres, luego a Washington y después a Ávila para ser parte integrante de grandes exposiciones. Ahora, cuando se cumplen 400 años de su hechura, volverá a salir sobre un paso en el que será, a buen seguro, uno de los mayores acontecimientos cofrades del año que acaba de empezar.

El portentoso crucificado que recibe culto en la capilla del sagrario de la iglesia del Santo Ángel, que fue en su día titular de la hermandad de la Lanzada, saldrá en procesión extraordinaria el próximo 10 de junio, en las vísperas del Corpus, sobre el paso del Cristo de la Salud de San Bernardo, acompañado por los sones de la Oliva de Salteras. Sevilla podrá contemplar un siglo después a esta imagen sobre un paso, ya que salió en el misterio de la Lanzada desde 1851 hasta 1916. Será también una oportunidad de ver a un crucificado de Martínez Montañés a hombros de los costaleros. Ya ocurrió también con el Cristo de la Clemencia, precursor de éste, en aquel Santo Entierro Magno de 1920.

Un Cristo con varios nombres

Misterio de la Lanzada con el Cristo de los Desamparados entre finales del XIX y principios del XX / TOMÁS SAENZ

Misterio de la Lanzada con el Cristo de los Desamparados entre finales del XIX y principios del XX / TOMÁS SAENZ

Una de las curiosidades que tiene el crucificado del Santo Ángel es que su advocación ha cambiado a lo largo de estos cuatro siglos. Cuenta el historiador Manuel Jesús Roldán que anteriormente fue conocido como el Cristo de la Buena Muerte y también como del Buen Fin, antes de que pasara en 1851 a ser titular de la Sagrada Lanzada, cuando adoptó este nombre.

La talla se relacionó con Juan de Mesa, por su parecido con el Cristo del Amor, pero se sabe con certeza ahora que fue ejecutada por Juan Martínez Montañés en 1617, gracias a una cédula judicial de 1623 en la que se da cuenta de la escritura de un Cristo para el convento de los carmelitas descalzos de Sevilla.

¿Por qué de la Lanzada?

A pesar de la vicisitudes por las que pasó el convento del Santo Ángel con la invasión francesa en 1810 y la desamortización de 1835, el crucificado sobrevivió, aún sin la estancia de los carmelitas en el convento durante gran parte del XIX. A mediados de este siglo llegó la hermandad de la Lanzada al Santo Ángel en busca de una sede que se le resistía tras una etapa nómada por varios templos, y en la que llegó a sacar al Cristo de la Buena Muerte (hoy de los Estudiantes) como titular. Sin imagen cristífera, adoptó como titular a este crucificado de Martínez Montañés, que salió en el paso de misterio desde 1851 hasta 1916.  Al marcharse a San Román aquel año, los carmelitas se negaron a dejar marchar al Cristo, por lo que de nuevo la hermandad tuvo que buscar otra imagen.

¿Hermanos gemelos?

El Cristo de la Clamencia de la Catedral y el del Auxilio de Lima

Los expertos ven similitudes en el Cristo de los Desamparados con el Cristo de la Clemencia de la Catedral y con el del Auxilio de Lima, ambas imágenes de Martínez Montañés. El estudio morfológico que hizo sobre la talla el IAPH en la restauración que le practicó en 2008 destaca la «manera singular en que están ensambladas las piezas que componen el rostro es muy parecida a la del Cristo del Auxilio de Lima. También es prácticamente igual la policromía a la del Cristo de la Clemencia. Por último, tras el estudio comparativo con otras obras de Martínez Montañés se aprecian grafismos que repite en otras obras suyas documentadas como el rostro del Cristo del Auxilio de Lima».

Por su parte, según Manuel Jesús Roldán, una interpretación sobre el crucificado permite situarlo como «una revisión del maestro respecto a su propia creación: tras el modelo de la Clemencia, llegaría la reinterpretación de Francisco de Ocampo con el Crucificado del Calvario (1612), nuevamente revisada por Montañés en 1617 y fuente de inspiración para Juan de Mesa en el Crucificado del Amor (1618)».

¿Policromada por Pacheco?

El Cristo de los Desamparados del Santo Ángel

La restauración en el IAPH descubrió la policromía original de la talla que, tal y como se referencia en el estudio publicado por el instituto, es de una «excelente calidad, que representa con gran virtuosismo los tonos de la piel y las marcas de la pasión de Cristo tras la Crucifixión. Se ha podido comprobar que las características técnicas de la misma son muy semejantes a la del gran Cristo de la Clemencia de la Catedral de Sevilla, realizado por Martínez Montañés en 1603». Sin embargo, los técnicos no pudieron averiguar quién fue el hombre que le puso color a la imagen.

Cuando la talla viajó a Londres y Washington en 2010 para formar parte de la exposición «The sacred made real» (lo sagrado hecho real), el comisario de la muestra, Xavier Bray, señaló a Pasión en Sevilla la relación que existía entre el arte de la pintura y la imaginería, apuntando a que «el pintor Francisco Pacheco policromó a la mayoría de imágenes de Martínez Montañés como las inmaculadas de El Pedroso o la Cieguecita, al igual que Valdés Leal lo hizo con las de Pedro Roldán, debido a que las hermandades prohibían a los escultores policromar sus propias imágenes». El por ello que hay quien piensa que el Cristo de los Desamparados o el de la Clemencia fueron policromados por Pacheco, aunque no esté documentado.

Javier Macías

Javier Macías

Coordinador en Pasión en Sevilla
Redactor de ABC. Coordinador de Pasión en Sevilla