Culmina la primera fase de la restauración de las murallas de la Macarena

Por  0:46 h.

Image La primera fase de las obras de rehabilitación integral del lienzo de la Muralla de la Macarena en el tramo comprendido entre la Puerta de la Macarena y la Puerta de Córdoba ya ha concluido con el movimiento y extracción de tierras que colmataban el espacio comprendido entre la muralla y la barbacana, conocida como liza.

Tanto la cara exterior del antemuro como la parte baja de la muralla principal han aparecido en buen estado y se puede apreciar la escala original de toda esta estructura defensiva de la ciudad

Las obras están suponiendo una inversión municipal de 1.445.376 euros y estarán totalmente finalizadas en enero de 2008.

A la misma vez se han iniciado los trabajos de excavación arqueológica, no sólo en la liza antes indicada sino también en el espacio libre contiguo a la antigua Iglesia de San Hermenegildo. En este lugar han aparecido importantes restos arqueológicos y ya se puede apreciar tanto el trazado original de muralla y barbacana en esta zona como la configuración de la primitiva puerta de Córdoba, de época almohade y más alterada en los siglos cristianos. Durante las obras de adecentamiento, los arqueólogos han encontrado restos de una villa romana, de la época alto-imperial, e incluso restos de un mosaico que en la actualidad se están restaurando.

Los restos hallados son de suma importancia, de ahí que el Ayuntamiento de Sevilla se plantee su conservación in situ, dándole una solución urbana adecuada. Son muchos los ciudadanos que se acercan a este punto para ver todo lo encontrado en este lugar de la antigua muralla de Sevilla. Las labores de restauración tendrán que ser muy profundas ya que estos restos se encuentran muy afectados por distintas canalizaciones subterráneas.

Como criterio general de la actuación, se pretende continuar con el mismo tratamiento urbano que, iniciado hace dos décadas, afectó a las dos terceras partes de este área monumental, y que se basa en excavaciones y supervisión arqueológica en las áreas inmediatas a la muralla especialmente en el posible emplazamiento de la primitiva Puerta de Córdoba y en el interior de la liza. Además, se procederá al limpiado y adecentamiento de ambos alzados de la muralla, rehaciendo los cajones de tapial más deteriorados. Uno de los alicientes de las obras será la recuperación de la cota interior original de la liza, pavimentándolo con pequeños adoquines que permitan el recorrido por las mismas. Con este fin se instalarán dos cancelas en los extremos para prevenir el vandalismo y regular el tránsito de visitantes a la zona. Todas las mejoras se complementarán con la instalación de alumbrado artístico en la muralla para su resalte y en la plantación de vegetación para ganar un nuevo espacio verde para la ciudad.

En materia puramente urbanística, se va a ampliar el acerado de la calle Macarena a lo largo del trazado de la muralla, eliminando el aparcamiento indiscriminado actual para proteger y visualizar mejor el monumento. Por último, los setos que actualmente separan el acerado del jardincillo existente se transplantarán al límite del acerado para ampliar la zona verde pública.

Visita interior de la muralla

En este punto habría que recordar que la propuesta de visita al interior de la muralla se iniciaría accediendo por la Puerta de Córdoba, en cuyo interior se podría instalar una exposición permanente sobre las murallas de la ciudad, su historia y evolución, de los sectores que permanecen en pie e indicaciones para poder visitarlos. Se entraría a continuación a la liza, recorriendo todo este espacio entre muralla y barbacana (antemuro que se sitúa en un plano más adelantado respecto al lienzo de la muralla para la defensa de los accesos de una ciudad), contemplando ambas en su verdadera dimensión y escala, así como el almenado y las saeteras, hasta llegar a la Puerta de la Macarena y terminando la visita en la Torre Blanca, desde cuya terraza puede contemplarse una vista desconocida de la ciudad histórica y de su entorno. Las obras ejecutadas anteriormente por la Gerencia de Urbanismo en la muralla de la Macarena supusieron la restauración completa de la cara interior de la muralla, entre las puertas de Córdoba y la Macarena, mientras que en el tramo exterior se realizó desde ésta hasta el segundo de los portillos (situado frente a la calle Sánchez Perrier).

En este tramo se acometió además la recuperación de la barbacana y de la liza, urbanizándose todo el espacio exterior con zonas pavimentadas y ajardinadas. Quedó por tanto sin acometer, lo que entonces se preveía como una tercera fase, esto es, el espacio entre aquel portillo y la puerta de Córdoba, que es la que ahora se está llevando a cabo