DOCUMENTAL DEL AMOR

Del nazareno de blanco al de ruan: cuatro siglos de un Amor de película

La hermandad estrenó ayer un documental en el que se explica la historia de la hermandad desde 1618, con la fusión y el encargo del Cristo

Por  0:31 h.

Un nazareno de la Borriquita cruza la nave central del Salvador. Porta una palma en la mano. Llega a los pies del crucificado de Juan de Mesa, lo mira y se pregunta: «¿Qué es el Amor?». Es la reflexión cernudiana sobre cuánto tiempo cabe en las horas de un niño, que sirve de arranque del documental que ayer presentó la hermandad del Amor con motivo del cuarto centenario del encargo del Cristo y de la fusión con la Sagrada Entrada en Jerusalén. A lo largo de poco menos de una hora, se cuenta la historia de los últimos cuatrocientos años de una hermandad que fue una de las más importantes de la ciudad, pasó un periodo de declive y renació cuando llegó al Salvador.

Las imágenes del filme, bajo el guion del historiador y colaborador de ABC de Sevilla Manuel Jesús Roldán, han sido grabadas por la empresa Imaginason, que es la misma que elaboró la película de la hermandad de Pasión y, aunque se presentó ayer en la Fundación Cajasol, a lo largo de los próximos días podrá visionarse en los distintos pases que se proyectarán en esa misma ubicación, además de un DVD que venderá la hermandad.

La Virgen del Socorro y el Cristo del Amor en un frame de la película

 

«La idea principal es contar los cuatro siglos desde la fusion y el encargo de la imagen del crucificado del Amor envuelto en una carcasa devocional y sentimental», cuenta Roldán. La historia está narrada con un ritmo rápido, siglo a siglo, analizando los hitos fundamentales: el encargo de la obra a Juan de Mesa, el encargo de los misterios, los problemas que sobrevinieron cuando la Ilustracion pide que se retire el cuerpo de nazarenos y cómo la hermandad lucha para sacar adelante su cuerpo de nazarenos propio (ya que entonces se solían prestar), convirtiéndose en 1803 en una de las hermandades punteras, arrimándose al poder. El Amor consiguió que el Rey Fernando VII aceptara ser su hermano mayor efectivo, e hizo hermanas a su mujer y su hija Isabel II. Y, cómo siendo una de las hermandades más punteras, la invasión francesa obligó a exiliarse a San Miguel, donde convivió con Pasión y la Soledad. Como se cuenta en el documental, poco duró ese periodo de auge ya que, en 1868, cuando la Revolucion Gloriosa se derribó el templo de San Miguel y, aunque Pasión pudo trasladarse al Salvador y la Soledad a San Lorenzo, El Amor no tuvo dónde ir. Las imágenes acabaron en casa de una hermana y durante un tiempo la corporación entró en decadencia. Esta hermana acaba comprando la capilla del Dulce Nombre de Jesús (actualmente de la Vera Cruz) y comenzó un peregrinaje sin rumbo de la hermandad, pasando por San Pedro y Santa Catalina, hasta que finalmente llega al Salvador en 1923, donde renació de sus cenizas.

La historia se va contando mediante intervenciones de historiadores como José Roda Peña, Amparo Rodríguez Babío, Francisco Ros, Rocío Plaza o Julio Martínez Velasco, además del periodista Juan Miguel Vega o Mendoza, el campanero del Salvador, que es el que descuelga al crucificado mediante un particular sistema. El documental se completa con los testimonios de los cinco últimos hermanos mayores de la corporación, que ofrecen la visión más devocional.

El Señor de la Sagrada Entrada en un momento del documental

 

En cuanto a los recursos, el documental mezcla imágenes de libros de reglas antiguos, y otros documentos procedentes del espectacular archivo de la corporación, además de otros procedentes del Archivo de Protocolos, grabado a alta calidad, como el contrato del Cristo de la Amor y la firma de la fusión de ambas hermandades. Aparecen también fotografías antiguas o algunos segundos de la película «Currito de la Cruz» -donde se aprecian las antiguas túnicas- pero, sobre todo, las más espectaculares son las que grabadas por una cabeza caliente en el centro de la iglesia del Salvador de los cuatro titulares. Allí se montó un calvario en el que el Cristo aparecía en un pedestal, elevado ocho metros, y la Virgen del Socorro a sus pies. Se incluyen también planos impresionantes de la salida y la entrada de la cofradía, tanto desde el interior como del exterior al bajar la rampa.

Primera escena del documental «IV siglos de Amor»

 

Y llega el final. Probablemente el momento más simbólico y emotivo de todo el documental. Si la escena inicial era un nazareno de la Borriquita, el que cruza la escena y llega a los pies del Cristo es ahora un nazareno vestido de ruan. Si al principio era Cernuda, el nazareno, ya adulto, hace una reflexión basándose en la epístola a los Corintios sobre el Amor. Este nazareno resulta ser el padre en la vida real de aquel niño que llegó con la palma ante el crucificado.

Javier Macías

Javier Macías

Coordinador en Pasión en Sevilla
Redactor de ABC. Coordinador de Pasión en Sevilla