El Ayuntamiento estudia sustituir la terminal de La Campana por Santa Justa

Por  9:08 h.

ImageTras las reiteradas denuncias del Partido Popular en relación a la imposibilidad de llevar el tranvía a La Campana, el Ayuntamiento de Sevilla estudia la viabilidad técnica de conectar todas las paradas del Metrocentro a través del enlace de San Bernardo con Santa Justa, si la terminal de La Campana no fuera, finalmente, posible.
Son las dos alternativas, «excluyentes» entre sí, para comunicar todas las estaciones del metro ligero desde la Plaza Nueva hasta la Barqueta, según dijo el delegado de Presidencia y Hacienda, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis.
Apuntó que «hay una decisión firme tomada y que habrá que abordar de inmediato, que es el proyecto de ejecución de la ampliación a San Bernardo». Mientras tanto, los técnicos del Metrocentro estudian, a instancias del Ayuntamiento, las dos posibilidades de cierre del «semicírculo» que formará el tranvía. «Si no pudiese ser el enlace de Plaza Nueva a la Campana, esa teórica «U» se iniciaría en San Bernardo y terminaría en Santa Justa con un ramal hacia la Barqueta-Alameda», señaló Gómez de Celis, que aclaró que ninguna de las dos opciones está descartada, sino que ambas se encuentran «en estudio».
El delegado de Presidencia y Hacienda avanzó que «a lo largo del año próximo habremos tomado una decisión y tendremos incluso ya el proyecto definido y aprobado en el caso de San Bernardo y en el caso que se nos indique que así sea, la conexión con Santa Justa también». Sobre las catenarias en la zona monumental de la ciudad, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis recordó que la empresa adjudicataria de los trenes del tranvía, CAF, tiene la «obligación» de dejar limpio de catenarias el tramo entre el Archivo de Indias y la Plaza Nueva, pero adelantó a la vez que «hay una investigación abierta en dos o tres sentidos para ampliarlo en más metros, cuantos más, mejor».
Image
Sistema volante de inercia
Se trata, por un lado, de una técnica llamada «sistema volante de inercia» y de otra basada en la propia pila del tranvía, que va «recargando energía mientras hay suministro y después le da la velocidad suficiente para no necesitar catenarias». Para suprimir las catenarias, que han sido recibidas con críticas entre las asociaciones conservacionistas de la ciudad, «el gran problema de Sevilla es el aire acondicionado, por eso se estudió y se vio la posibilidad de hacer un tranvía sin catenarias en su totalidad, alimentado por el suelo, pero es una alimentación de poca carga que no da o no está todavía desarrollada como para que, además del transporte en sí del vehículo, cargue el aire acondicionado».
Respecto al sistema de alimentación por el suelo que lleva el tranvía de Burdeos, recordó que «sólo» está desarrollado en esta ciudad francesa y que ahora ha comenzado a funcionar «con cierta eficacia» tras «muchos años de prueba-error», que lo obligaban a convivir con los autobuses por el mismo recorrido.