El alcalde reunido con los hermanos mayores de la Madrugada
El por entonces alcalde, Juan Ignacio Zoido, reunido con los hermanos mayores de la Madrugada

El Ayuntamiento se implicará en la reorganización de la Madrugada

El alcalde explicó a las hermandades que el origen de los tumultos fue una pelea entre 30 personas en el complejo de las Setas

Por  11:18 h.

El Ayuntamiento de Sevilla no quiere ser convidado de piedra en el debate sobre la reestructuración de la Madrugada. Así se lo hizo saber este miércoles el alcalde, Juan Ignacio Zoido, a los hermanos mayores durante una reunión mantenida para informar sobre los sucesos ocurridos en la pasada noche del Viernes Santo.

El Consistorio, hasta ahora ajeno a las negociaciones al entender que debía ser el Consejo de Cofradías quien organizara la Semana Santa, ha dado un paso al frente una vez comprobado la incapacidad de llegar a un acuerdo entre las propias hermandades y el Consejo, amén de los penosos incidentes que afectaron a cofradías como El Silencio y Los Gitanos. De esta manera, ha pedido a las hermandades poder participar en el diseño de los horarios y recorridos.

El alcalde atribuyó los sucesos al efecto «contagio» de la estampida de jóvenes partida de la plaza de la Encarnación. En dicha reunión con los máximos responsables de las hermandades de la Madrugada y en la que participaron los delegados de Seguridad y de Fiestas Mayores del Ayuntamiento, Juan Bueno y Gregorio Serrano, se informó de que jugaron un papel especial los hechos acontecidos en el entorno de la plaza de la Encarnación, desde donde habrían partido estampidas de jóvenes en torno a las 4:35 horas de la Madrugada, al intervenir la Policía Local en una reyerta.

Durante el encuentro, se expuso que esa noche el dispositivo de seguridad estaba formado por más de 500 agentes de la Policía Local y la Policía Nacional, dando cuenta de la reyerta protagonizada en la plaza de la Encarnación por unos 30 jóvenes, lo que provocó la posterior estampida que afectó al cortejo de la hermandad del Silencio. A falta de un informe definitivo sobre los incidentes, según el Ayuntamiento, «no se baraja otra causa» de los incidentes al margen del efecto «contagio» de la estampida de jóvenes que huía de la Encarnación a cuenta de la intervención policial.

Dado el caso, el Ayuntamiento prevé pedir a Sacyr, empresa que gestiona el complejo urbanístico de la plaza de la Encarnación, que «tome medidas» e impida concentraciones juveniles acompañadas de alcohol en la Encarnación. Igualmente, el Ayuntamiento ha pedido a las hermandades participar en el diseño de los recorridos de la siguiente Madrugada para que en todo momento prevalezcan los «criterios de seguridad», acordando ambas partes avanzar en la materia en nuevas reuniones.

Papel del Consejo

El papel del Consejo de Cofradías está siendo meramente secundario a la hora de recabar datos sobre lo ocurrido ya que, según indicó el propio hermano mayor del Silencio, Alberto Ybarra, «no se enteraron de nada». Ybarra comentó a la Cope que dudaba de la utilidad de esta institución en estos momentos.