El imaginero de la afición bética

Por  2:43 h.

Image Monumento a la afición bética por el imaginero José Antonio Navarro Arteaga

«Para mí, se trata de una obra importantísima dentro de mi carrera. Por una parte, porque es ver cumplido el sueño de realizar un monumento de estas proporciones para Sevilla, mi ciudad; y por otra, hacerlo para mi club, el club de mis amores, el Real Betis Balompié».

Así definía sus sentimientos José Antonio Navarro, imaginero y escultor sevillano, una vez que ya tiene fundido en bronce el monumento a la afición bética, que será inaugurado el próximo día 13 de septiembre en los aledaños del estadio Manuel Ruiz de Lopera, y que se enmarca dentro de los actos que se vienen celebrando con motivo del centenario del equipo de Heliópolis.
Navarro Arteaga ha concebido una obra preñada de simbolismos que tienen que ver con la historia del equipo de sus amores a lo largo de estos cien años.
«El monumento -explica el imaginero de Triana- lo conforman 13 figuras, que simbolizan las trece barras del escudo. Aunque he añadido una más, un niño recién nacido, que representa el futuro de la afición. Todos enarbolan una inmensa bandera, con el escudo del Centenario, que los recoge».
En forma del escudo
La composición del conjunto está dispuesto en forma de triángulo -en referencia al escudo del Real Betis – y está en pendiente, de abajo hacia arriba, «que simboliza esa forma de caminar tan costosa a lo largo de su existencia, de la afición bética. Pero es hacia arriba porque siempre, cada vez que ha habido malos momentos, esta afición ha tirado hacia adelante».
Niños, hombres y mujeres aparecen en este monumento y en el mismo están representadas todas las edades. Cabe destacar que todas las figuras aparecen con el torso desnudo, algo que ha considerado fundamental José Antonio Navarro Arteaga, ya que de esa guisa «quiero reivindicar la igualdad entre todos los béticos, hombres y mujeres, niños y mayores. Esa desnudez nos identifica a todos los que amamos a este club e incide en la igualdad entre todos».
Destaca el imaginero que en las trece figuras «no hay nadie representado en concreto, sino que han salido de mi creación. Creo que eso también abunda en la igualdad entre todos porque el aficionado no identifica a nadie».
En la base del monumento irán los nombres de todos los socios del Real Betis de este año del Centenario, plasmándose en la parte delantera el escudo de la entidad verdiblanca.
Por lo que respecta a las medidas, tendrá algo más de seis metros de largo por unos cuatro de ancho. En cuanto a la altura, sumando la base, las figuras (2,30 metros) y la peana, se elevará casi a los seis metros.
Está fundido en bronce, aunque Navarro Arteaga ha trabajado en cera, e irá ubicado en la esquina de Gol Norte con Preferencia, dentro de la zona exterior del estadio».
Para el imaginero, «tiene la fuerza del modelado que yo quería, porque he intentado representar a una masa que siempre es fiel a su equipo», señalando que «es la primera vez que se erige un monumento a la afición en el mundo. Al menos, y he investigado, no tengo constancia de otro».
Se siente muy orgulloso del resultado final y anima José Antonio Navarro Arteaga a que el día 13 «haya la máxima participación de béticos en la inauguración, con sus bufandas y banderas, porque el monumento es para la afición del Real Betis Balompié».