“El mejor modelo que podía tener la Virgen es su propio Hijo”

Por  1:26 h.

Image

Luís Álvarez Duarte se sinceró ayer en el plató de Sevilla TV. Incluso, se vio llorar mientras emitían el reportaje que la redacción del programa cofrade preparó acerca del traslado de la Virgen desde su taller hasta la Parroquia de San Ignacio de Loyola.

Durante la emisión del reportaje, el plató se adentró en un profundo silencio que conmovió a todos los que, en ese momento, se encontraban en el lugar: invitados, operadores de cámara…

Álvarez Duarte habló, distendidamente, de su nueva imagen: “El mejor modelo que podía tener la Virgen es su propio Hijo”, de ahí a que el autor calcara facciones y el color de los ojos.

Quise hacer al Cautivo distinto a todos, para que nadie dudara de su originalidad. Si haces una Virgen guapa se parece a la Esperanza de Triana; si la haces con las cejas de una determinada forma, dicen que es como la Macarena; si la tallas con los párpados caídos, te dicen que se parece a la Estrella… Para que nadie dijera nada, hice el Señor Cautivo y Rescatado, sin que se pareciera a ninguno y, ahora, la Virgen ha seguido su modelo”, aseguraba Álvarez Duarte.

Image

Durante la emisión del reportaje, Álvarez Duarte se emocionó y un silencio rotundo se apoderó del plató

Emociones en el chalet Guadalupe

Más de 2.000 personas cuantifica el imaginero que han visitado su taller en los últimos meses. Entre ellos, ha destacado varios ejemplos que le han emocionado de forma especial. “Vinieron unos chavales de Nueva Sevilla con la única intención de traerme flores para que se las pusiera a la Virgen. Yo les dije que entraran en casa y que fueran ellos los que hicieran la ofrenda”.

Sin duda, el tiempo vivido ha sido corto, pero muy intenso. Luís siente que se ha marchado, con la Virgen, parte de él. El salón en el que ha estado en los últimos meses se ha quedado huérfano de la mejor compañía. Incluso, la mujer que ayuda en su casa a las tareas del hogar apenas se detiene en la habitación desde que la Virgen se marchó. Y es que han sido innumerables los momentos vividos junto a la Madre de los ojos verdes.

Image

Fotografías: José Javier Comas Rodríguez