El traslado: Recorrido sentimental de una noche inolvidable

Por  2:24 h.

Image

El traslado de la Virgen del Rosario, anoche, estuvo cargado de una honda emotividad. El imaginero, el hermano mayor y los priostes se dieron cita en el taller. Allí, miembros de pasionensevilla.tv, Sevilla TV y El Llamador quisieron hacer un relato cronológico de una noche inolvidable.

Image Luís Álvarez Duarte envolvió a la dolorosa para protegerla. Los priostes se afanaban en subir a la Virgen en la furgoneta. La esposa de Luís, se despedía entre lágrimas de la imagen que había contemplado todos los días, en su propia casa, durante los últimos meses.

La comitiva partió desde el Aljarafe a la ciudad. El hermano mayor y Luís Álvarez Duarte abrían el camino. Tras ellos, la furgoneta con la imagen. En tercer lugar, el vehículo del fotógrafo y redactores de pasionensevilla.tv y Sevilla TV.

El itinerario fue una “estación de penitencia” diseñada, especialmente, para que la Virgen fuera bendecida por otras tantas que ya recorren la ciudad en Semana Santa. El vehículo se iba deteniendo, durante unos segundos, en las puertas de los templos por los que iba pasando.

Image Image

Image

Image

Image Sorpresa entre los viandantes

Los viandantes se sorprendían: La Virgen del Polígono había ido a visitarlos. Se detuvo en el Cachorro, en la Estrella, en la Esperanza de Triana, pasó por delante de Santa Ana, se paró bajo el arco de la Macarena y finalizó su recorrido, antes de llegar a la Parroquia de San Ignacio de Loyola, junto al arco de la Trinidad.

Antes de la medianoche, la Virgen del Rosario ya había llegado a su casa. Al bajarla del vehículo, se depositó en el Sagrario. Allí fue descubierta y su rostro era el de una novicia, bellísimo.

En poco tiempo Álvarez Duarte la vistió y la Virgen fue depositada en el lugar donde hoy será bendecida. Fue todo muy hermoso. Fue una noche inolvidable.

Image

Image

Image Image

Fotografías: Capi Alonso