Elecciones Macarena: Entrevista a Agustín Bello-Conde

Por  6:43 h.

La Hermandad de la Esperanza Macarena celebra mañana domingo cabildo general de elecciones. Inmersa en los actos del Año Jubilar con motivo del L aniversario de la coronación canónica de la Virgen, la corporación de la Madrugada tendrá que decidir entre las dos candidaturas presentadas, la de su actual hermano mayor, Manuel García, y la encabezada por Agustín Bello-Conde, que hasta ahora ha formado parte de la junta de gobierno de García. Más de 9.000 hermanos, de los casi 14.000 que conforman la nómina, tienen derecho al voto. Se calcula que entre 2.500 y 3.000 serán los que voten en un cabildo que dará comienzo tras la conclusión del de cuentas, que empezará a las 9 horas, cerrándose las urnas a las 21 horas.

Cuestionario realizado a Agustín Bello-Conde:

1.¿Por qué se presenta a hermano mayor? Por responsabilidad. Desde hace años estamos trabajando intensamente por desarrollar los fines de la Hermandad, mejorar su gestión, comunicación y cuidar de su patrimonio. Pero, sobre todo, nos hemos esforzado por hacer de la Macarena una Hermandad abierta, moderna, receptiva y sencilla, donde la primera y última palabra le corresponde al hermano. La pervivencia de ese modelo, la seguridad de que seguirá ofreciendo abundantes frutos y el convencimiento de que, frente a giros bruscos e inesperados o involuciones hacia el pasado es

2. ¿Podría haberse pedido un año de prórroga por el año Año Jubilar? Podría, pero el hermano mayor, como ya ha reconocido públicamente, no lo ha considerado oportuno. Y, en cualquier caso, cuando tomamos posesión de nuestros cargos sabíamos que nuestro mandato finalizaba ahora. Prorrogarlo más allá de los cuatro años que señalan las Reglas habría sido una decisión que le hubiera correspondido tomar a los hermanos.

3. ¿Es bueno o malo dos candidaturas? Hay que desdramatizar la existencia de más de una candidatura, en particular en nuestra Hermandad, cuyo número de hermanos supera los 13.000. La presentación de dos candidaturas enriquece y permite a los hermanos decidir el modelo y el equipo que más le convenza. Lo importante es que exista respeto, tanto a las personas como a las ideas.

4. ¿Cómo definiría el estado actual de la Hermandad? La Hermandad vive hoy uno de los mejores momentos de su historia. La gestión económica y administrativa se ha modernizado notablemente. El patrimonio está cuidado y bien conservado. La comunicación ha experimentado un gran desarrollo. Y la celebración del Año Jubilar nos hace vivir estos momentos con una gran ilusión. Aunque debemos seguir avanzando, es por lo que creo que lo mejor para la Hermandad es que continúen las personas que más han hecho por conseguirlo estos últimos años.

5. ¿Qué hace falta mejorar? Hay que redoblar nuestra labor asistencial. Son muchas las familias que llaman a la puerta de nuestra Asistencia Social y ayudarles debe ser nuestro primer objetivo. También debemos mejorar la formación cristiana de nuestros hermanos y fomentar su participación en la Hermandad. En el aspecto material, tenemos ya muy avanzado el proyecto de reforma integral de nuestra casa hermandad y continuaremos emprendiendo intervenciones de conservación sobre nuestro patrimonio.

6. ¿Objetivo inmediato de salir elegido? Queremos desarrollar el proyecto que hemos presentado cuanto antes. No obstante, los primeros objetivos serán regresar a la unión y serenidad anteriores al proceso electoral y centrarnos en los cultos y actos del Año Jubilar que estamos celebrando.

7. ¿Cambiaría algo de la estación de penitencia? Por mi experiencia como diputado mayor de Gobierno estoy convencido de que la estación de penitencia es siempre mejorable, sobre todo en lo que concierne a horarios y a cuidar al hermano nazareno. Pretendemos adelantar el regreso de la cofradía a la Basílica.

8. ¿Es necesaria la remodelación de la madrugada en general? Es necesario evitar posturas maximalistas y llegar, a través del diálogo, a un acuerdo entre todas las hermandades de la Madrugada, con las que mantenemos unas excelentes relaciones.