Elecciones Macarena: Entrevista a Manuel García
Elecciones Macarena: Entrevista a Manuel García 16001

Elecciones Macarena: Entrevista a Manuel García

Por  6:40 h.

La Hermandad de la Esperanza Macarena celebra mañana domingo cabildo general de elecciones. Inmersa en los actos del Año Jubilar con motivo del L aniversario de la coronación canónica de la Virgen, la corporación de la Madrugada tendrá que decidir entre las dos candidaturas presentadas, la de su actual hermano mayor, Manuel García, y la encabezada por Agustín Bello-Conde, que hasta ahora ha formado parte de la junta de gobierno de García. Más de 9.000 hermanos, de los casi 14.000 que conforman la nómina, tienen derecho al voto. Se calcula que entre 2.500 y 3.000 serán los que voten en un cabildo que dará comienzo tras la conclusión del de cuentas, que empezará a las 9 horas, cerrándose las urnas a las 21 horas.

Cuestionario realizado a Manuel García:

1. ¿Por qué se presenta a hermano mayor? El motivo principal para presentarme a la reelección es encontrarme con fuerzas y ánimos para acometer en los próximos cuatro años —si mis hermanos así lo refrendan—, proyectos que han quedado sin acometer, afianzar otros iniciados y emprender nuevas iniciativas que considero beneficiosas para la Hermandad.

2. ¿Podría haberse pedido un año de prórroga por el año Año Jubilar?Ha sido una cuestión que ha estado presente desde que Santiago Álvarez, como consiliario de cultos, presentó el primer informe sobre el programa de actos con motivo del Cincuentenario de la Coronación Canónica de la Virgen de la Esperanza, incluido el Año Jubilar y la programación de un Congreso Mariano y Mariológico Internacional, pero a la vista está que finalmente esta opción no se ha seguido.

3. ¿Es bueno o malo dos candidaturas? No es una cuestión novedosa en nuestra Hermandad. Se ofrece a los hermanos la oportunidad de decidir sobre el futuro y esto es bueno. Diferente es como se desarrolle el tiempo anterior al cabildo de elecciones, que según como se trate puede llegar a perjudicar notablemente la imagen no sólo de la corporación sino de las hermandades de la ciudad y de la misma Iglesia de Sevilla, algo que debe ser motivo de profunda reflexión para el futuro.

4. ¿Cómo definiría el estado actual de la Hermandad?La Hermandad lleva años creciendo en todos los sentidos y ello nos obliga a procurar nuevas vías que permitan adecuarnos convenientemente. La complicada situación económica también la estamos notando y nos obliga a volcarnos con los que más la sufren y adecuar nuestra economía a esta situación. Por otro lado, la celebración del Año Jubilar nos está permitiendo conocer de primera mano la extensión de la devoción a la Virgen de la Esperanza.

5. ¿Qué hace falta mejorar? El deseo de superación siempre ha estado entre los valores de la Hermandad de la Macarena. Los viejos macarenos acuñaron una frase: «Todo es poco para Ella»; yo la aplicaría a todos los ámbitos de la Hermandad y muy especialmente a todos los hermanos. Procurar que se encuentren cómodos en su Hermandad y que tengan la posibilidad de participar activamente en el día a día.

6. Objetivos inmediatos de salir elegido?Continuar y culminar todos los actos programados para este Año Jubilar Macareno. Simultáneamente, ir acometiendo las actuaciones que han quedado pendientes y poner en marcha las iniciativas recogidas en el Programa que presenta mi candidatura, dando prioridad a la renovación de la Asistencia Social.

7. ¿Cambiará algo de la estación de penitencia? Debemos procurar acciones que alivien la estación de penitencia de los hermanos: acortando parones, aligerando el ritmo del caminar y adecuando el horario de entrada. Por las dimensiones que alcanza la cofradía en la calle y el compromiso que tenemos de cumplir los horarios hay situaciones de difícil solución, pero otras pueden ir mejorándose sin que ello vaya en detrimento de los que contemplan el transitar por las calles de Sevilla.

8. ¿Es necesaria la remodelación de la Madrugada en general? La Madrugada actual poco tiene que ver con la que vivíamos hace unas décadas. El aumento progresivo de los cortejos y del público han llevado a una situación delicada que tarde o temprano habrá que abordar. Cualquier solución debe contar con el consenso de las seis hermandades.