Enrique Castellanos interviene en el retablo de la Soledad de San Lorenzo

Por  21:02 h.

Image

El dorador Enrique Castellanos culmina hoy una leve restauración del retablo que preside la Soledad de San Lorenzo en su capilla.

Image Los trabajos han consistido en una profunda limpieza en la que se le ha retirado el polvo acumulado con el paso del tiempo y se le ha añadido una capa de barniz para aportarle mayor brillo a la pieza.

En estas tareas también ha participado la mano derecha del dorador, Antonio Bescansa. En total, han sido cuatro días los que ambos han estado trabajando sobre el retablo que lucirá con esplendor ante los fastos que se avecinan en la corporación del Sábado Santo.

El retablo de la Virgen de la Soledad es del siglo XVIII, en madera dorada con talla de rocalla y soportes de estípites es de un solo cuerpo, dividido en tres calles y está rematado con un ático de perfiles curvos. Fue reformado a mediados del siglo XX. Lo preside desde el camarín central la imagen de Nuestra Señora de la Soledad que está flanqueada por las tallas de San Pascual Bailón y San Benito.

Image Image

Image Exilio en la Capilla del Cristo de las Fatigas

La Virgen de la Soledad, con motivo de la restauración del retablo, fue trasladada a la Capilla del Cristo de las Fatigas, también conocida, popularmente, como la Capilla de la Milagrosa.

Ésta es usada, habitualmente, por las Hermandades de la Parroquia cuando sus respectivas capillas permanecen cerradas por diversos motivos. Así, el pasado año se pudo ver a los titulares de la Hermandad de la Bofetá en el mismo lugar que ahora ocupa la Soledad de San Lorenzo.

Fotografías: Jesús Romero