Un niño de nazareno en los Negritos / J. J. ÚBEDA

El fiscal de Menores aconseja el permiso paterno para los niños que salgan de nazareno

Varias hermandades solicitan al fiscal de Menores consejo tras los sucesos de 2017; Gran Poder, Veracruz, Pasión o Santa Marta ya piden esa autorización

Por  0:41 h.

El fiscal de menores, Daniel Valpuesta, cree «recomendable» que las hermandades pidan a los padres un permiso especial antes de que los menores hagan estación de penitencia. Así lo ha recomendado el responsable del departamento de menores del Ministerio Público en Sevilla, al que varias hermandades han solicitado «consejo» en los últimos días tras los sucesos de las avalanchas de la Madrugada del pasado año. Se trata de una consulta «sin precedentes» en la Fiscalía.

Según Valpuesta, representantes de algunas hermandades se pusieron recientemente en contacto con él para hacerle una consulta. Querían saber si él consideraba oportuno pedir a los padres de los menores que firmaran un documento autorizando a sus hijos a salir de nazareno. Y el fiscal así se lo recomendó durante una reunión entre Valpuesta y los letrados de algunas hermandades.

«No me parece mal; creo que es recomendable que haya un consentimiento expreso», explicó el fiscal Valpuesta a ABC. Su opinión a favor de ese permiso se basa en que, al tratarse de menores considera que, durante el tiempo que estos niños están realizando la estación de penitencia «hay una especie de cesión de guarda» sobre la cofradía que, en esas horas, tiene a los niños «a su cargo».

El fiscal explicó su opinión con un ejemplo muy gráfico: «Es como si los padres de un amigo invitan a tu hijo a pasar el fin de semana. Normalmente no pasa nada; pero es bueno darle permiso». De hecho, a juicio de Valpuesta, ese permiso es recomendable por la situación específica de Sevilla y una especie de garantía «para evitar malos entendidos». «Es por seguridad y más garantía para la hermandad», recalcó el fiscal insistiendo en se trata de algo «sin precedentes». Porque nunca había ocurrido en la Fiscalía de Sevilla y tampoco es comparable con la situación de otras ciudades ya que la Semana Santa es diferente a cualquier otra. «La masificación que hay en Sevilla no existe en otras ciudades», explicó.

El fiscal también dejó muy claro que no es responsabilidad de las hermandades cuando se producen sucesos como los del pasado año. Por eso considera que un permiso como éste es simplemente «una garantía» para la hermandad. Por lo que pueda pasar.

Este consejo de la Fiscalía llega cuando algunas hermandades han decidido solicitar ese permiso. Así lo están haciendo ya algunas como el Gran Poder o la Quinta Angustia u otras como Pasión, Santa Marta, la Candelaria, el Baratillo o Veracruz. Todas ellas tienen ya el formulario colgado en su web en el que figura la autorización del padre/madre o tutor del menor autorizando «en el ejercicio de la patria potestad» que tiene autorizada hacerla estación y se pide una persona designada para cualquier comunicación que sea precisa durante la estación de penitencia.

Una de las hermandades que ha empezado a hacerlo es el Gran Poder cuyo hermano mayor, Félix Ríos, aseguró que tomaron esa decisión después de un análisis realizado por sus letrados y de consultarlo con un juez y con el Arzobispado. Y esa petición la ven como algo «positivo». «En el colegio cada vez que mi hijo va de excursión me piden una autorización, por tanto es lógico», indicó Ríos insistiendo en que es algo que «no cuesta trabajo» y que tampoco les ha supuesto un problema con ningún padre. El hermano mayor del Gran Poder también dejó claro que «no se trata de eximirnos de responsabilidad» y que la decisión la tomaron tras los sucesos de la Madrugada que abrieron «una reflexión general» sobre la Semana Santa.

Sin embargo, hay otras que no lo creen necesario. La hermandad del Carmen, una de las que se puso en contacto con el fiscal, no tiene intención de solicitarlo. Porque, según Manuel Luis Pazos, hermano mayor del Carmen, el documento de solicitud de admisión de hermano va firmado por los padres cuando es un menor. «No creemos que sea necesario».

Pulseras de seguridad

Algunas hermandades lo están haciendo por seguridad, pero no es necesario», puntualizó el hermano mayor del Carmen, una cofradía en la que no hay límite de edad para salir de nazareno. Aun así incrementarán las medidas de seguridad y además de pedir a los menores el teléfono de los padres, este año estrenan pulseras identificativas de la hermandad para los niños. Esas pulseras llevarán el nombre y el apellido del menor además del móvil. «Estamos perfeccionando la seguridad aunque siempre hemos controlado a los menores», dijo.

El juez de Primera Instancia Francisco Berjano no ve necesario el consentimiento porque pertenecer a una hermandad «lleva implícito» la obligación de hacer estación de penitencia. Y porque son los padres los que inscriben al menor. «Al hacerlo, de forma tácita están autorizando a que salga de nazareno», recalcó insistiendo en que son los padres los que sacan «la papeleta de sitio» de sus hijos y los que pagan sus cuotas. Y que ello supone un «consentimiento».

Por ello el juez Berjano recalcó que, aunque algunas hermandades están solicitando ese permiso «para cubrirse las espaldas» no es necesario porque hay un «consentimiento tácito». Otra opinión la da el abogado Joaquín Moeckel, quien asegura que la Ley del Menor establece la potestad de éste para salir de nazareno aún en el supuesto de que los padres se negaran ya que, de lo contrario, se atentaría a su derecho a la libertad religiosa. «Si las de 16 pueden abortar sin consentimiento paterno, también deben poder salir de nazareno», dijo.