El Gran Poder llevará al Señor de misión por las periferias en 2020

La hermandad quiere celebrar los 400 años acercándolo a los devotos de los barrios

Por  3:01 h.

El Gran Poder es de los devotos. Un viernes en San Lorenzo es tan importante o más que una Madrugada de Viernes Santo. Por eso, la junta de gobierno considera que los 400 años de la hechura del Señor que se cumplirán en 2020 no pueden celebrarse como cualquier otra conmemoración histórica, sino que debe hacerse acercándolo a quienes más lo necesitan y donde más falta hace. Por eso, para ese año la hermandad plantea llevar al Gran Poder a los barrios más humildes como Los Pajaritos, como ya hiciera en 1965 cuando fue a la parroquia de Santa Teresa.

Ya en una carta enviada a los hermanos en la hoja informativa de octubre, el hermano mayor, Félix Ríos, apuntaba estas claves, indicando que «ese pueblo, el que viernes tras viernes acude a sus plantas en la basílica, es mayoritariamente el pueblo humilde, sencillo, castigado por la vida, al que la Iglesia de hoy en día a la que pertenece nuestra hermandad —una Iglesia en salida como nos pide el Papa Francisco y recogen las orientaciones pastorales de nuestra Diócesis— ha de volver sus ojos de manera preferente. Porque lo que se celebrará en 2020, según Ríos, «será el actuar de Dios en los hombres durante cuatro siglos a través de la devoción de Jesús del Gran Poder».

Ahora, en la carta del hermano mayor que se publica en el anuario que comenzó a expedirse ayer, es mucho más explícito respecto a este asunto y hace una reflexión sobre el papel que deben tener las hermandades en la sociedad, en la que prima la «banalización de lo sagrado» y donde «la devoción cede cada vez más espacio a la afición». Félix Ríos recuerda que en 1953, en plena posguerra, la hermandad fue pionera en poner en marcha la Bolsa de Caridad, que fue secundada por el resto de cofradías. «Hoy en día, a la carencia económica se ha unido la carencia espiritual», afirma, argumentando que la labor formativa «no es suficiente».

El hermano mayor del Gran Poder considera que «si observamos nuestra ciudad, fácilmente constataremos cómo se entremezclan la realidad consumista, que convierte lo sagrado en profano, y estas otras realidades de miseria y ausencia de Dios, palmariamente patentes pues ostentamos el dudoso honor de albergar siete de los quince barrios más pobres del país, y entre ellos, los tres primeros del ránking, Los Pajaritos, Amate y Polígono Sur».

En la carta, el hermano mayor incluye una cita del Papa Francisco en la que reclama «una Iglesia en salida», de forma que se levante la mirada «a los muchos ‘lejanos’ de nuestro mundo, a las tantas familias en dificultad y necesitadas de misericordia, a los tantos campos de apostolado aún por explorar», de forma que «para evangelizar, ‘levántate y ve’. No dice: quédate sentado, tranquilo, en tu casa». Porque «una Iglesia que no se levanta, que no está en camino, se enferma», señala el Papa.

Siguiendo estos principios, en la hermandad del Gran Poder han hecho una reflexión de acuerdo a los 400 años del Señor, en los que ha pasado por distintos templos (el Valle, San Acacio o San Lorenzo), que son, según recoge el hermano mayor de «Evangelii Gaudium» (Papa Francisco), «la casa paterna donde hay lugar para cada uno con su vida a cuestas». Por ello, considera que el reto en 2020 es «llevar ese templo, esa casa paterna, a los alejados, a aquellos a los que la vida pesa quizás demasiado para cargar con ella sin ayuda».

El hermano mayor concluye asegurando que ese reto lanzado por el Papa y recogido por la Archidiócesis de Sevilla es el que quieren asumir desde la junta de gobierno: «Si en algún lugar ha de celebrar un nuevo jubileo este primer gran Misionero que fue Jesús del Gran Poder, ese no puede ser otro que esas periferias, a las que debemos prestar, desde este mismo momento y en todos los aspectos, una atención preferente con un fuerte compromiso formativo, pastoral y asistencial».

Traslado del Señor en las Misiones Generales por la avenida de Eduardo Dato

Traslado del Señor en las Misiones Generales por la avenida de Eduardo Dato

Un precedente

El hecho de trasladar al Señor del Gran Poder a la periferia de la ciudad tiene un precedente, como fueron las Misiones Generales del año 1965 cuando 55 hermandades trasladaron a sus imágenes hacia distintos puntos de la ciudad, donde se instalaron centros de oración, a instancias del cardenal Bueno Monreal. Por ello, la junta del gobierno del Gran Poder ha buscado, ante todo, el plácet del arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, que lo ha visto con buenos ojos. Hay que tener en cuenta que se trataría de una efeméride de suficiente relevancia eclesial para permitir una salida extraordinaria como la que se plantea.

Así, desde la hermandad ya se han mantenido las primeras reuniones con las distintas vicarías de los barrios más alejados del Centro para preparar tanto este traslado que tendría lugar en 2020 como las distintas acciones a nivel formativo y asistencial que se llevarán a cabo desde 2018.

Javier Macías

Javier Macías

Coordinador en Pasión en Sevilla
Redactor de ABC. Coordinador de Pasión en Sevilla

Noticias Relacionadas: