La túnica de los cardos del Gran Poder vuelve a tener su esplendor romántico

Por  9:37 h.

Esta noche, a las nueve, los hermanos del Gran Poder podrán comprobar la «magnífica» labor que ha realizado Talleres Santa Bárbara con la túnica del Señor conocida como «de los cardos».
Esta pieza fue bordada por las Hermanas Antúnez en la década de los ochenta de la centuria decimonónica. Aparte de aparecer en inmumerables retablos cerámicos es sin duda uno de los mejores exponentes del bordado del siglo XIX. Toda ella está impregnada del dibujo que imperaba en esta época: Grandes hojas de cardos y abultados bordados distribuidas por un diseño asimétrico.
Tiempo de restauración
Ocho meses de trabajo han empleado Juan José y Joaquín, de Talleres Santa Bárbara, en devolverle a esta túnica el esplendor perdido en el tiempo. En toda su historia sólo se le conoce -que esté documentada- una restauración en la década de los 50 (alrededor del año 1954). Precisamente esta intervención les ha servido para dar con el color primitivo del terciopelo morado.
En aquella ocasión las piezas se pasaron a nuevo terciopelo recortándolas directamente. Es decir, dejando abajo el terciopelo original. Estos restos les ha servido al citado taller para conseguir la tintada original. Sólo tuvieron que enviar una muestra a Francia para conseguir lo que querían.
En cuanto al bordado, se ha mantenido el 95 por ciento de las piezas originales, ya que sólo se han sustituido los hilos de oro que se encontraban en peor estado. De igual modo, también se han cambiado algunos piezas que estaban conformadas por cordoncillo y se han sustituido por bordados.
El dibujo, aunque no estaba muy alterado, se ha conseguido ajustar gracias a diversas fotografías de principios del siglo XX.
Otro de los rasgos característicos de esta túnica es la cantidad de pedrería que se empleó en ella, algo inusual en los bordados para imágenes cristíferas. Talleres Santa Bárbara ha vuelto a colocar las amatistas que se habían perdido.
La restauración de la túnica ha sido del agrado de toda la junta de gobierno. Así lo señalaba a ABC el hermano mayor de esta corporación, Enrique Esquivias. Un esplendor recuperado que viene a sumarse al del Señor del Gran Poder y que podrá contemplarse en el próximo besamano.