Alfonso de Julios gana las elecciones en la Esperanza de Triana por nueve votos de diferencia
Alfonso de Julios gana las elecciones en la Esperanza de Triana por nueve votos de diferencia 10707

Alfonso de Julios gana las elecciones en la Esperanza de Triana por nueve votos de diferencia

Por  0:49 h.
Esperanza de Triana

La candidatura encabezada por Alfonso de Julios Campuzano ganó la segunda vuelta del cabildo general de elecciones en la Hermandad de la Esperanza por un margen de sólo 9 votos a la lista presidida por José Manuel Campos López. En total participaron 2123 hermanos, de los que 1047 apoyaron a la ganadora,
1038 a la otra candidatura, existiendo 26 votos nulos y 9 en blanco.

Fue una jornada histórica la que se vivió ayer en el viejo arrabal y en general en las cofradías hispalenses, al ser la primera vez que se celebra una segunda vuelta en unos comicios de esta naturaleza y también por ser las primeras elecciones, en esta cofradía, desde su fundación en el que participaron tres listas. En comparación con la primera vuelta la participación ha sido superior, a pesar de las fechas veraniegas y del largo y duro proceso electoral. Estaban llamados a las urnas casi 8000 hermanos de los 10900 con los que cuenta la Hermandad.

Esta segunda cita electoral con los hermanos de esta corporación de la madrugada del Viernes Santo vino provocada al presentarse tres candidatos a las elecciones y ninguno de ellos el pasado 25 de junio, fecha de la primera vuelta, obtuviera la mayoría absoluta, según establecen las reglas corporativas de esta cofradía. En la primera fecha con las urnas, Alfonso de Julios, también fue el que más sufragios tuvo con 921 frente a los 738 de José Manuel Campos. Manuel Zamora aglutinó 420 votos. En total, se contabilizaron 2102 votos, ya que hubo 10 en blanco y 13 nulos.

Seis delegados episcopales

A las cinco y cuarto de la tarde comenzaron las votaciones en la Capilla de los Marineros, sede canónica de esta cofradía trianera. El trasiego en las inmediaciones de la calle Pureza fue constante desde primerísimas horas de la tarde. Se dispusieron cinco mesas electorales distribuidas por el templo y que fueron presididas por sus respectivos delegados episcopales, repitiendo lo ocurrido en la primera vuelta. A las once de la noche finalizaron las votaciones, para inmediatamente hacer el recuento, que se hizo público a las doce y diez de la noche, ante una iglesia abarrotada de hermanos.

Los seis delegados episcopales fueron: Manuel Haro, Agustín García Rodero, Salud Pueyo Ortiz y los tres sacerdotes: Miguel Ángel Martín González, Florentino Córcoles y José Tomás Montes Álvarez, que actuó como máximo responsable de los mismos. Estos nombramientos, cuantitativamente no usuales en las cofradías sevillanas, hicieron posible el escrutinio rápido de los votos, ya que se contabilizaron de forma simultánea en cada mesa electoral constituida. No hubo ningún tipo de incidentes y la normalidad fue la tónica predominante en toda esta histórica jornada electoral. Arduo trabajo el que debe realizar la nueva junta de gobierno electa, ante una Hermandad aparentemente muy dividida.