Asunción de Cantilana / JAVIER AZCÁRATE
Asunción de Cantilana / JAVIER AZCÁRATE

La Asunción según Cantillana

Multitudinaria procesión de la Virgen de la Asunción en un engalanado recorrido que se prolongó durante casi nueve horas

Por  0:00 h.

La más singular y multitudinaria celebración del dogma de la Asunción tiene lugar cada año en el municipio sevillano de Cantillana. Las miles de personas que se dan cita allí cada año son conscientes de que van a vivir un acontecimiento único, diferente a todo. La esencia del rito se repite, los ingredientes esenciales de la procesión también pero la devoción a la Asunción, no cabe duda, de que aquí va a más.

La agenda festiva de ayer comenzaba con la función principal y la jura de los nuevos hermanos para culminar en el ansiado momento de la salida procesional de la titular de la parroquia. Puntualmente y bajo los sones de la marcha “Costalero de la Asunción”, interpretada magistralmente por la Banda de la Soledad, se producía la primera levantá en el interior del templo. Se dedicaba en esta ocasión a las bodas de plata de sus capataces, Manuel y Antonio Santiago. Una saga que llegó a la Asunción de Cantillana hace ahora 25 años y que magistralmente dirige las dos cuadrillas de hermanos costaleros de esta corporación de gloria. A las nueve de la noche comenzaba el recorrido por las calles del pueblo. Un itinerario cada vez más multitudinario en el que destaca la iluminación y el gran número de banderas blancas y celestes, balcones engalanados, petaladas y castillos de fuegos artificiales al paso de la comitiva. Varios son los puntos destacados del recorrido pero, a decir del fervor de los fieles que acompañan a la imagen y del buen gusto de la decoración de las calles, cualquiera podría ser un buen lugar para ver esta procesión. El cuidado repertorio musical de la banda, que alterna marchas clásicas procesionales con interpretación de coplas dedicadas a la Asunción, añade sin duda un componente también exclusivo de aquí. Pasada la media noche tenía lugar uno de los momentos más esperados. La llegada a la calle Martín Rey resume a la perfección la singularidad de esta celebración. En este lugar se fusionan todos los componentes que aquí se viven de manera diferente.

La interpretación del himno de la Asunción precede a la tradicional petalada desde casa del matador de toros natural del municipio, Manuel Ruiz Regalo “Manili”. Una lluvia de pétalos de rosas rojas que tiñe de pasión la entrega y el fervor de los fieles. Un gran castillo de fuegos artificiales pone fin a este especial momento del recorrido, brillante epicentro de esta celebración. La larga chicotá de la popular Cuesta del Reloj, de casi media hora de duración o la llegada al arco de la calle Veredas, donde se dice que el juego de luces del mismo produce un efecto en la imagen de la Virgen que la hace sonreír, serían los siguientes lugares destacados de un itinerario que este año finalizó cerca de las seis de la madrugada. La realidad de la Iglesia del Papa Francisco encuentra en el pueblo de Cantillana un fiel ejemplo de la nueva evangelización que el mundo demanda. Aquí todo es poco para mayor honra de la Virgen de la Asunción. Un pueblo que transmite esa fe cada día a más personas. Ayer fueron más de una veintena los autobuses de fieles llegados de todos los puntos de la geografía nacional. Por lo demás, destacar de nuevo el exorno floral del paso que volvió a ser obra del florista onubense Ezequiel García Muñiz o el estreno de una nueva composición musical dedicada a la titular de la parroquia de Cantillana. Quién a la Asunción viene queda prendado de su fervor, del calor de la acogida que los hermanos te proporcionan y de la elegancia a la hora de engalanar calles y balcones.

Asunción de Cantillana / RUBÉN DÍAZ RUIZ

Asunción de Cantillana / RUBÉN DÍAZ RUIZ