El palio de la Candelaria por los Jardines en 2017 / J. MACÍAS

DETALLES DEL MARTES SANTO 2018

La Candelaria «recuperará» los Jardines de Murillo el Martes Santo de 2018

Para un nazarenito de la Candelaria los Jardines son la frontera que separa la infancia de la madurez

Por  0:30 h.

Para el nazareno de la Candelaria, los Jardines de Murillo son la frontera entre la infancia y la madurez. Muchos nazarenitos de la hermandad abandonan la fila en la calle San Fernando. La oscuridad de este vergel extramuros de Sevilla, las altas horas de la noche y el mal ambiente que durante años ha acompañado a la cofradía por este punto hacen que los padres luchen con sus hijos para regresar a casa. Para un hermano de la Candelaria, «hacer los Jardines» es la prueba más patente de que se ha hecho mayor.

Sin embargo, el próximo Martes Santo, por los Jardines de Murillo pasarán cientos de nazarenos con varita, cirio pequeño o canasto. La hermandad ha invertido su recorrido y pasará por este lugar de atardecida. La cofradía sustituirá la belleza de la oscuridad y el cañaveral que forman sus tramos y la candelería del paso de palio por el cielo del ocaso, de un azul violáceo con el sol poniéndose por el Aljarafe.

La Candelaria por los Jardines, de ida, en 1924 / LEGADO TURINA

Ni los más antiguos del lugar recuerdan la última vez que la hermandad pasó de ida hacia la Catedral por los Jardines. Fue en los años veinte, recién fundada la cofradía. Sí recordarán los adultos aquel 1995 cuando la hermandad quedó refugiada en la Universidad y regresó en la tarde del Domingo de Resurrección a San Nicolás, aquel año de las estampas históricas, del encuentro de las Esperanzas… Para imaginar cómo será ese momento en 2018, hay que remitirse a las imágenes de la hermandad de la Redención regresando por los Jardines en 2011, con motivo de sus bodas de oro.

La Candelaria, en 2018, recuperará un lugar emblemático que, recientemente, por las altas horas de la noche y por el mal ambiente, había ido perdiendo popularidad entre los cofrades. También, y gracias al nuevo y discutido plan que se ha aprobado excepcionalmente únicamente para el próximo Martes Santo, esta cofradía irá mucho más desahogada en su recorrido de ida hacia la Catedral y recortará cerca de una hora su estancia en la calle. Sólo por este año, los niños de la Candelaria se creerán mayores cuando pisen por primera el empedrado y albero de los Jardines de Murillo.

Javier Macías

Javier Macías

Coordinador en Pasión en Sevilla
Redactor de ABC. Coordinador de Pasión en Sevilla