Velando el sueño de la Virgen
Velando el sueño de la Virgen 20368

Velando el sueño de la Virgen

Por  1:14 h.

Es la otra cita de los sevillanos durante la mañana del 15 de agosto. Tras la multitudinaria procesión de la Virgen de los Reyes son muchos los que van en busca de dos templos de la ciudad: el Pozo Santo y el convento de Santa Rosalía. Allí, el día que la Iglesia celebra la Asunción de la Virgen María a los cielos se le rinden culto a dos imágenes que representan este momento de la vida de la Madre de Jesús.

Son las Vírgenes dormidas. Así es como cariñosamente se les llama. Dos imágenes de la Virgen que representan el Tránsito de ésta de la tierra al cielo. Tumbadas, con los ojos cerrados y las manos cruzadas. Es la iconografía de este tipo de imágenes que durante la mayor parte del año se encuentran ocultas. La Virgen del Tránsito, como se denomina exactamente a la imagen del Pozo Santo se encuentra en una hornacina en el templo, pero al tratarse de un convento rara vez se encuentra abierto al público. Estos días se celebra una novena en la que participa activamente la hermandad del Sol, hermanada con esta comunidad religiosa.

En el caso de la imagen del convento de Santa Rosalía, ésta se encuentra todo el año en la clausura, sólo al alcance de las religiosas que en él habitan. Durante tres días se ha celebrado un triduo en la iglesia del convento, donde además ha podido besarse las manos de la Virgen. La misma tarde de ayer, día 15, y después de la misa de las 20,00 horas, las mujeres que se encontraban en el templo pudieron portarla a hombros hasta el coro, donde la recibieron las hermanas. Después se perdía en el interior del edificio. Hasta el año que viene.

Durante todo el día han sido muchos los sevillanos que se han acercado hasta estos lugares a rendir culto a esta advocación de la Virgen. Lejos de la masificación de la procesión de la Patrona estos templos presentaban un espacio íntimo para la oración y la meditación, pese a que el trasiego de personas era constante. En ningún momento quedaban vacías de público, como si del velatorio de un ser querido se tratara. La ciudad, pese a encontrarse también «dormida» por el estío, acudió, como siempre lo hace, a rendirle culto a la Virgen. Como no podía ser de otra forma.


Encuentra más fotos como esta en Cofrades

Carlos Salas

Carlos Salas

Carlos Salas

Últimas noticias deCarlos Salas (Ver todo)