José Luis Cabello, hermano mayor de Pasión / J. M. SERRANO

La fundación asistencial de Pasión contará con una nueva sede

La Fundación destinó más de 187.000 euros en 2016 en ayuda a personas y colectivos en situación de pobreza y en riesgo de exclusión

Por  2:01 h.

La fundación asistencial «Nuestro Padre Jesús de la Pasión» contará con una nueva sede para desarrollar sus fines asistenciales, con objeto de acoger toda la intensa actividad que realiza y proyecta, y poder prestar un mejor servicio a los beneficiarios. Este viernes, tras la misa de Hermandad, se bendice el nuevo local, ubicado en la calle Boteros núm. 14, al que la fundación trasladará su actividad que hasta ahora se había venido desarrollando en la cripta que la archicofradía posee en las dependencias del Salvador.

Cumpliendo una antigua aspiración de la fundación, en el pasado mes de abril se procedió al arrendamiento de este local al que se le ha realizado una importante reforma y adecuación, gracias al trabajo y generosidad de algunos voluntarios. «Desde allí», explica el Hermano Mayor de Pasión, José Luis Cabello, «podremos desarrollar mejor estos servicios y atender dignamente a las personas a las que servimos, además de liberar el espacio de la cripta para que la Hermandad pueda disponer de la misma para actos de formación, convivencia, y otros destinos necesarios».

«Se trata de una magnífica noticia para nuestra archicofradía y para la fundación, pero este nuevo recurso conlleva evidentemente un esfuerzo económico que esperamos superar con el compromiso de todos los hermanos de Pasión con la Caridad», abunda el Hermano Mayor.

Más de 187.000 euros en ayudas

Recientemente, la fundación asistencial «Nuestro Padre Jesús de la Pasión» daba a conocer el balance y las cuentas del ejercicio 2016 durante la reunión de su Patronato. El pasado año, destinó un total de 187.154 € en ayuda a personas y colectivos en situación de pobreza y riesgo de exclusión, una cantidad que multiplica por seis el importe de ayudas directas que la fundación ha destinado a sus fines asistenciales desde que se pusiera en marcha en el año 2011.

El hermano mayor ha explicado que «en estos años, las aportaciones dinerarias de la Hermandad a la Fundación se han mantenido siempre entre 22.000 y 30.000 €, lo que significa que la diferencia, hasta alcanzar la cantidad referida en el ejercicio 2016, ha sido obtenida directamente por la fundación acudiendo a diferentes fuentes que se detallan en las cuentas».

Este importante montante económico se divide en varias áreas de actuación, en función de los objetivos perseguidos y recursos utilizados (se detallan a continuación en líneas generales).

En primer lugar, en 2016 la fundación prestó asistencia y ayuda mediante la distribución de alimentos a 338 familias, que corresponden a 755 beneficiarios directos. Durante el año 2016, se han distribuido 52.298 kilos de alimentos procedentes del Programa de Ayuda Alimentaria del Fondo de Ayuda Europea para las personas más desfavorecidas 2014 – 2020 (FEAD). Asumiendo los criterios de valoración del Banco de Alimentos, generalmente aplicados por las entidades sociales, al valor ponderado de 1,7 €/kilo, la valoración económica de esta ayuda se eleva a 88.907,66 €.

Además, la Fundación adquirió otros productos de primera necesidad con cargo a sus recursos propios por valor de 14.963 €. A esto hay que añadir aportaciones de los propios hermanos de la archicofradía, de la hermandad de las Mercedes de la Puerta Real, y de instituciones colaboradoras como la fundación Cruzcampo, la Colchona y carnicería Almansa por valor de 19.125 €. Por tanto, el valor total de alimentos distribuidos de otras procedencias es de 34.088€.

Por otro lado, «aunque la ayuda económica directa a personas y hermanos necesitados no es un objetivo prioritario de la fundación, nos encontramos con situaciones de verdadera necesidad que nos exigen actuar mediante el pago de recibos de suministros», explica Cabello. A estas ayudas directas se destinaron en 2016 un importe de 16.845€.

Además, la fundación ha distribuido prendas de vestir procedentes de donaciones de instituciones como la fundación Mapfre, la hermandad de las Mercedes de la Puerta Real, la asociación de amigos de Irene Gallardo, zapatería La Mallorquina y la asociación solidaria «Juntos Ayudamos», además de los propios hermanos de Pasión, cuyo valor ha ascendido en 2016 a la cantidad de 15.171,75€.

La fundación prestó igualmente su ayuda a instituciones religiosas por un total de 4.760 €, destinados a Regina Mundi, el hospital del Pozo Santo, los conventos de Santa Rosalía, San José, Santa Ana y Madre de Dios, la orden hospitalaria de San Juan de Dios y la parroquia de Jesús Obrero. Además, se destinaron 3.000 € al Seminario Metropolitano de Sevilla.

En ayuda a instituciones civiles, fundaciones y asociaciones la fundación dedicó 14.358 € para la Asociación de discapacitados intelectuales y físicos «Niños con Amor», Fundación Padre Leonardo «Costaleros para un Cristo vivo», Asociación Provida y Familia eclesial «Hogar de Nazaret» (parroquia de San Joaquín de Triana).

Mención aparte merece el voluntariado de la fundación. «No todas las acciones emprendidas comportan dar algo, entregar alimentos, bienes o donar dinero; las hay que se basan en ofrecernos y darnos a los demás», explica el hermano mayor. La comunidad de voluntarios de la fundación asistencial la componen 65 personas, hermanos y no hermanos de la archicofradía sacramental de Pasión, que han realizado a lo largo de 2016 innumerables visitas y ayudas, como a los niños y jóvenes acogidos por el Hogar de Nazaret «San Joaquín» de Triana, las visitas a enfermos en domicilios particulares o en residencias, etc. Destaca del mismo modo la ayuda que determinados profesionales, sean de la salud o del derecho, han ofrecido para atender casos concretos que les hemos derivado, sin otra compensación que la de saber que están colaborando con la fundación asistencial «Nuestro Padre Jesús de la Pasión».

«Ninguna de estas actividades tiene coste económico alguno para la Fundación, pero eso no significa que no estemos aportando a la sociedad un valor añadido, en forma de servicios sociales, que se dan y se reciben de forma gratuita. Estos servicios prestados no cuestan nada, pero valen mucho, y son el fundamento del carisma y de la misión de la fundación asistencial», añade Cabello.