La dolorosa de Castillo que Serrano donó a un pueblo de Ávila / J. M. SERRANO

IMAGINERÍA

La «hermana gemela» de la Virgen del Dulce Nombre está en Ávila

Serrano, el mítico fotógrafo de ABC, donó una dolorosa de Castillo Lastrucci a su primo el cura de Cuevas del Valle, un pequeño pueblecito del Valle del Tiétar

Por  1:01 h.

Cuevas del Valle es un pueblecito pequeño, que cuenta en su censo con 534 habitantes. Está situado en pleno Valle del Tiétar, en la provincia de Ávila. Allí, entre castaños e higueras y el frescor de la zona se levanta la parroquia de la Natividad de Nuestra Señora, una iglesia de piedra puramente castellana. En su interior, en un sencillo altar, recibe culto una imagen de candelero obra de Antonio Castillo Lastrucci. La conocen como «la Dolorosa» y es la «hermana gemela» de la Virgen del Dulce Nombre de Sevilla.

Juan José Serrano Gómez (Arenas de San Pedro, Ávila) que inició la saga de fotógrafos de ABC que perdura hasta la actualidad, había llegado a Sevilla y decidió montar un negocio de fotografía en plena Avenida de la Constitución. Además de trabajar en la tienda, comenzó a colaborar con el periódico, al igual que hizo su hijo y, posteriormente, su nieto. Como todo aquel que emigra, Serrano seguía sintiendo arraigo por su tierra. Allí había dejado familia. Uno de sus primos era el sacerdote Eleuterio Gómez González, párroco de Cuevas del Valle. Serrano, al que le unía una gran amistad con Antonio Castillo Lastrucci, tenía en propiedad una dolorosa del escultor y, en 1940, decidió donarla a la iglesia de este pueblecito abulense como aparece escrito en el candelero de la talla: «A Cuevas del Valle. Donada por Juan José Serrano Gómez en memoria de su primo, virtuoso sacerdote hijo de este pueblo Don Eleuterio Gómez González. Obra de Castillo Lastrucci. Sevilla 1940).

A la muerte de su esposa, Gonzala Díaz Rodríguez, en 1952,  Serrano donó también una corona de plata que guardaba ella con mucho cariño para que la luciera la Dolorosa. Su nieto, Juan Manuel Serrano, jefe de fotografía actual de ABC de Sevilla, se encontró con esta Virgen este pasado mes de agosto en una visita que hizo a la tierra natal de su abuelo. Allí pudo conocer mejor la historia de esta Virgen de los Dolores y realizarle un reportaje fotográfico. «Tiene también un manto bordado muy bonito, que pienso que podría ser del taller de Elena Caro, con quien mi abuelo tenía mucho contacto», asegura.

Allí permanece desde entonces esta imagen, con rasgos similares a la Virgen del Dulce Nombre tanto en el rostro como en sus finas manos. La cuida Asunción Fernández, una parroquiana, junto a su hijo, que estudió Arte y es quien la viste. «La Dolorosa es como la Macarena de Sevilla, en el pueblo se le tiene mucho cariño. Cuando la regaló Serrano, todo el mundo la aceptó con mucho encanto», cuenta Asunción.

Castillo Lastrucci dejó en esta imagen la impronta que tiene la Virgen del Dulce Nombre de Sevilla, conocida popularmente como «la gracia de Sevilla bajo palio». «Mi hijo lo dice: “Es sevillana, sevillana”», afirma.

¿Una hermandad?

La Dolorosa sale en Semana Santa. Concretamente la noche del Viernes al Sábado Santo, junto con un Cristo Yacente de escayola. Ambos van en sendas andas y recorren las calles del pueblo. «Es la procesión del Silencio -explica Asunción-, pero aquí no hay hermandades. Se quiso hace unos años hacer una cofradía para la patrona, la Virgen de las Angustias, pero no salió adelante». El Yacente se encuentra en muy mal estado de conservación: «Está muy estropeado el pobre Cristo, los dedos rotos…».

Ahora, cuando se cumplen cincuenta años de la muerte de Antonio Castillo Lastrucci, descubrimos la historia de esta imagen desconocida del escultor, que reside en el Valle del Tiétar y que es, sin lugar a dudas, la «hermana gemela» de la Virgen del Dulce Nombre.

Javier Macías

Javier Macías

Coordinador en Pasión en Sevilla
Redactor de ABC. Coordinador de Pasión en Sevilla