La Virgen de los Reyes en su besamanos / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

La ilusión del primer beso a la Virgen de los Reyes

Los devotos no faltan a la cita de su patrona

Por  1:58 h.

Nada es un impedimento para volver a comprobar que los cultos de la Virgen de los Reyes son de los que mayor afluencia de público atrae a los sevillanos. Herencia que pasa generación tras generación, una imagen que pasa de abuelos a padres y a hijos durante cientos de generaciones.

¿Cuántas millones de personas habrán visto a esta imagen desde hace casi ocho siglos? Esa sonrisa etrusca que nadie quiere dejar de apreciar de cerca en cada uno de sus besamanos. Pocas oportunidades de poder tenerla frente a frente a lo largo del año. Quién no tiene una estampa en su bolsillo de la Virgen en la cartera, o quién no tiene un azulejo, un cartel, una pintura o cualquier cosa que la recuerde en la Archidiócesis, hasta ocurre en los propios pasos de las cofradías.

Todo está muy medido. Desde hace algunas semanas los preparativos se trabajan al milímetro, con mucho mimo de personas que ven como su referente en su vida a la Virgen de los Reyes.

Este año para la priostía está siendo más largo, pero para ellos es un privilegio poder estar más horas junto a ella para poder rezarle y darle las gracias por estar un año más junto a Ella.

Había expectación de verla en el Sagrario, un hecho histórico. No había impedimento de ir a verla por ser viernes de agosto, ni porque el termómetro superasen los 40 grados, ni que la puerta del Sagrario diera un sol intenso.

Desde minutos antes, ya había cola para besar sus manos. Una fila que incluso alcanzó girar la punta del Diamante hacía la calle Alemanes, alcanzando algo más de una hora para estar con la Virgen de los Reyes durante pocos segundos, que merecían la pena.

Otros la acompañaban sentados en los bancos. Miradas eternas que reflejan el amor incondicional que se renueva cada mes de agosto ante su patrona. Aquí no hay bandas de música, cambios en los pasos, cornetas y tambores, existe la religión y devoción verdadera por ver a María representada en la Virgen de los Reyes.

En el interior, los hermanos de la Asociación de fieles rezaban el rosario, limpiaban las manos de su patrona y vendían recuerdos cuyo fondos son destinados a los que más lo necesitan. Rezos, oración, recogimiento, una mirada que traspasa el corazón de los sevillanos con mirarla unos segundos. Acercarse para darle las gracias por todo lo que hace por la ciudad, por sus familias y por uno mismo.

Familias enteras abandonan sus vacaciones o van a verla antes de partir y regresar por supuesto el 15 de agosto o cualquier día de novena. Lágrimas, sonrisas, felicidad, ilusión, emoción y sobre todo, la devoción que desata la imagen que recibe a más personas en un culto.

PARA VER LA GALERÍA COMPLETA DE LA VIRGEN DE LOS REYES, PINCHE SOBRE LA IMAGEN