El Señor de la Sentencia en 1923

La Macarena y el Cachorro en 1923

Un vídeo de hace casi un siglo en el que pueden ver cómo ha cambiado la Semana Santa

Por  1:43 h.

Era época de llegada de dictadura a España, Primero de Rivera suspende la Constitución en Sevilla se estrena la cantata El retablo de maese Pedro, del compositor español Manuel de Falla, un año de grandes inundaciones en Estambul, del descubrimiento de la tumba de Tutankamón,  el devastador Gran terremoto de Kantō azota gran parte de Japón, y mata a 142.807 personas, se funda Disney Bros, golpe fallido de Adolf Hitler para dar un golpe de estad, Lenin recomendaba en su testamento la destitución de Stalin. No se cumplió su voluntad. A España llegaba Albert Einstein.

Todo eso ocurría en el mundo en el año 1923, pero lo que nunca desaparece es la Semana Santa de Sevilla por más que pasen acontecimientos, ya sea en la ciudad o fuera de ella.

Casi un siglo después existe gracias a la filmoteca de radio televisión española, cómo era la Semana Santa de Sevilla en tiempos de antaño, como la de 1923, repleta de fervor y devoción, tal y como ofrece este vídeo de algo más de siete minutos de duración.

Estampas que hoy día no vemos como las personas tan arreglas, con sombreros, gorras, obreros y burgueses de la época aunque eso sí, con las mismas bullas que en la actualidad, sino miren a la Macarena en la mañana de la Madrugada del Viernes Santo, en eso poco ha cambiado.

La cruz de guía rodeada de globos. El paso de misterio del Señor de la Sentencia con las figuras de Pizarro y la talla de José Gil estrenada en 1910, que aprovechó la canastilla del paso anterior y los relieves del siglo XVII y con el Cristo de espaldas al pueblo.

Los armaos desfilando con menos plumas que en la actualidad, las personas en constante movimiento, enseres típicos de la época, los ciriales sin cera y apoyados sobre el hombro.

Era el año, el de 1923, el de la inauguración del retablo de Pérez de Tudela en el Arco, con presencia de la infanta Doña Esperanza de Borbón. La Esperanza en la Resolana camino del Arco hacia la Resolana camino del hospital.

Por otro lado, el Cachorro, salía de la antigua capilla de la Virgen del Patrocinio con su antiguo paso, actualmente el del misterio de San Esteban, los barcos atracados a la orilla del Guadalquivir en el paseo Colón, con potencias y corona de espinas caminando por la calle Castilla, al igual que la Virgen del Patrocinio. Un auténtico barrio convertido en pueblo donde sabe vivir con intensidad todas sus tradiciones a saco, etapas para no olvidar.