EL ROCÍO 2018

La Macarena marcha por el corazón de la ciudad a El Rocío 2018

La crónica de la salida del Rocío de la Macarena

Por  13:59 h.

La Macarena despertó al alba en una mañana diferente a la del Viernes Santo. Los romeros acudían a la parroquia de San Gil a primera hora para asistir a la eucaristía previa a su salida. Este año se ha notado y con creces, el crecimiento de esta hermandad en todos los aspectos.

Tras las sevillanas de un coro de primera línea, empezaban a interpretar «Ya va a salir», ante el reguero de romeros que salían por la puerta de San Gil, algunos con lágrimas en los ojos por la emoción de lo que significa partir ante la Blanca Paloma. Una vez entronizado el Simpecado, llegaron los vivas de Pastor, desde la imponente carreta de plata que labrara Juan Borrero daban paso a un nuevo camino desde la Macarena al Rocío. Posteriormente, el prioste Pastor cogía a los niños recién nacidos para ser bendecidos por la Virgen del Rocío, algo muy común en la mayoría de las filiales, pero de mucha tradición en la Macarena.

A las 8:10 horas comenzaron a caminar los bueyes para iniciar su camino por la ciudad. Primero, la visita obligada a la Virgen de la Esperanza. El hermano mayor, la junta de gobierno del Rocío y de la Macarena, junto al Delegado de Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera y el concejal de Ciudadanos, Javier Millán, entre otros, rezaban a la Virgen.

La hermandad echaba andar para tomar la calle Feria. Su coro no podía faltar desde el balcón del número 134, donde caía una lluvia de pétalos al paso de la carreta. Continuaría por Correduría y la Alameda para visitar después al Gran Poder y a las hermandades de la parroquia de San Lorenzo. Después seguiría por el itinerario estrenado en 2017, transitando por el colegio de las Esclavas y San Vicente para volver a buscar a la ida la calle Alfonso XII y el Cachorro.

Después de varios años, el Rocío de la Macarena ha vuelto a llevar hasta seis carretas con bueyes, cuestión que no sucedía desde hace algunos años, y que gracias a la iniciativa de un grupo de hermanos «Padrinos de Carretas», que ha trabajado durante el año para obtener recursos organizando galas, eventos y aportaciones, han conseguido recuperar las carretas, al igual que la subida en número de peregrinos, de la caballería, carriolas, coches de caballos y vehículos.

El viernes, se presentará ante la Blanca Paloma. La Macarena crece, un barrio que es uno de los epicentros de Sevilla. Es uno de los privilegios de esta hermandad, ir en busca de la Virgen del Rocío sabiendo que al regreso les espera la Virgen de la Esperanza.