La Macarena recupera el manto de tisú celeste del triduo de su Coronación

Por  11:32 h.

ImageEl próximo lunes 28 tendrá lugar la presentación de la restauración del manto de tisú celeste que estrenó la Esperanza Macarena hace 43 años en el triduo de su Coronación canónica en la Catedral. El manto, una joya del valioso patrimonio de la Hermandad, volverá a lucir en todo su esplendor, tras un arduo trabajo en el Taller de Bordado de José Ramón Paleteiro.
El hermano mayor, Juan Ruiz Cárdenas, explicitaba ayer a ABC la gran satisfacción de su junta por el trabajo de recuperación del manto, y relató que ha conservado toda su esencia gracias también a que Isabel Melero Gordillo, una maestra que estaba en el taller «La Esperanza» de bordado de José Guillermo Carrasquilla -heredero de la escuela «juanmanuelina»- trabaja en la actualidad con Paleteiro, de forma que ella misma ha asistido de nuevo a la labor sobre esta obra.
En este sentido, Ruiz Cárdenas subrayó que «una restauración supone conservar en todo lo que se pueda la originalidad y el espíritu de una obra», y que por ello la comisión mixta ha vigilado todo el proceso de recuperación del manto, sobre el que se realizaron análisis de todo tipo, incluidos aquellos que se refieren a la composición del tejido.
Ruiz Cárdenas, haciendo hincapié en la labor de cultos, de formación y de espíritu cristiano que marca su mandato en la Macarena, también recalca que otra de sus premisas es «la responsabilidad en la conservación del patrimonio heredado de nuestros antepasados», como es el caso de este manto.
Escrupuloso respeto
Así, en el informe de restauración se refleja que «La comisión, por expreso encargo de la Junta de gobierno, ha velado durante el proceso de restauración por el escrupuloso respeto a la obra original, aplicando los principios conservacionistas emanados de la Carta del Restauro y, al mismo tiempo, haciéndolos compatibles con la recuperación del uso para el que fu creada».
Así, en este ímprobo trabajo de recuperación del manto, se ha conservado todo lo que ha sido posible de aquellos bordados originales y se han sustituido únicamente aquellos que presentaban un gran estado de deterioro y que, por ello, eran irrecuperables.
Por ello, la restauración del manto , tanto para la junta de gobierno de la Hermandad de la Macarena, como para la comisión creada para seguir los trabajos, se trata de «una de las mejores restauraciones que se han realizado en Andalucía en las últimas décadas».