Nazarenos del Calvario en perfecto orden en la Catedral / J. M. SERRANO

La Madrugada acabó con sólo dos minutos de retraso

Junto al Martes Santo, las dos jornadas más complicadas de la Semana Santa, funcionaron como un reloj

Por  12:40 h.

Pese a los sucesos que la enturbiaron, las negociaciones fracasadas y polémicas por las faltas de acuerdo... la Madrugada acabó con sólo dos minutos de retraso a la salida de la Catedral. El paso de palio de la Virgen de las Angustias salió por la puerta de Palos a las 9.12 minutos de la mañana, cuando en el horario oficial estaba previsto que lo hiciera a las 9.10 horas. El esfuerzo y compromiso de las seis hermandades fue inconmensurable, en la que probablemente sea la jornada más encorsetada de toda la Semana Santa, con el valor añadido de lo que tuvieron que soportar con las avalanchas, teniendo que recomponer sus cortejos sobre la marcha.

La Madrugada fue funcionó como un reloj, al igual que ocurrió con el Martes Santo, la otra jornada problemática de la Semana Santa. Llama la atención cómo los retrasos se produjeron en otras jornadas que, a priori, no tienen tantos problemas de horarios e itinerarios y, sin embargo, los dos días que necesitan una revolución en este sentido, fueron cuadrados en hora.

Las hermandades de estas dos jornadas se conjuraron para que, a falta de una solución global a los problemas que les afectan, cumplir estrictamente con los horarios estipulados, algo muy complicado de cumplir y que lograron junto a sus respectivos delegados de día, José María Cuadro y Juan José Morillas. 

Javier Macías

Javier Macías

Coordinador en Pasión en Sevilla
Redactor de ABC. Coordinador de Pasión en Sevilla