La Maestranza guardó un emotivo minuto de silencio en memoria de Pepín Tristán

Por  1:49 h.

Image

El público que se congregó ayer en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, con motivo de la tradicional corrida del 15 de agosto, guardó un emotivo minuto de silencio en recuerdo del maestro José Tristán.

Tuvo lugar, como mandan los cánones, tras el paseíllo que, en esta ocasión, no arrancó con el pasodoble habitual “Plaza de la Maestranza”, que se interpreta antes de que de comienzo cada festejo. En el día de ayer, se escuchó, para abrir plaza, el pasodoble “La Giralda”, de Juarranz, preferido del maestro recientemente fallecido.

Hasta que, oficialmente, no comenzó el festejo con la salida de chiqueros del primer toro del Conde de la Maza, su hijo José Manuel Tristán, no ocupó el asiento de su padre, que permaneció vacío durante todo el minuto de silencio. Lo hizo con sus dos hermanas que presenciaron todo el festejo, emocionadas, junto a la Banda de Tejera.

José Manuel Tristán, durante el entierro de su padre, solicitó permiso al Teniente de Hermano Mayor de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, Alfonso Guajardo Fajardo, para sustituir, por esta ocasión especial, el pasodoble “Plaza de la Maestranza” por “Giralda” para que fuera este el que acompañara el paseíllo de los toreros en lugar del primero. Guajardo Fajardo aceptó, de ahí a que numeroso público se sorprendiera al no identificar los primeros compases con los que, habitualmente, se interpretan.

Image

El repertorio de la Banda de Tejera fue especialmente escogido por José Manuel Tristán en el que se tocaron los pasodobles más queridos por su padre.

El minuto de silencio concluyó con una larga ovación y todas las miradas dirigidas a la grada en la que ayer, faltaba Pepín Tejera.

Image

Fotografías: José Antonio Rodríguez