La Magdalena culmina la restauración de los altares del Cristo de las Fatigas y la Virgen del Buen Consejo

La parroquia continúa recuperando su mejor esplendor

Por  0:15 h.

Vídeo: Parroquia de Santa María Magdalena

La parroquia de Santa María Magdalena continúa recuperando el máximo esplendor con las obras de intervención que están acometiéndose desde hace algunos meses en varios sectores.

En estos días acaban de concluir dos de los altares de uno de los templos de mayor importancia de la Archidiócesis, el del Cristo de las Fatigas, el de la Virgen del Buen Consejo, y la talla del Sagrado Corazón de Jesús.

Deterioros encontrados con la humedad y la temperatura, que produce un desgaste en las obras de arte. Además, de la eliminación del polvo, quitar elementos metálicos y en el arreglo de la policromía y dorados. Por último, han desaparecido los repintes, restos de cera y barnices al que le ha sido aplicado un tratamiento contra los xilófagos.

Agustín Martín de Soto y Antonio Gamero Osuna han sido los encargados de dirigir estos trabajos en el que han participado un total de 12 personas.

Junto a ello, andan inmerso en la restauración de la capilla del Calvario, la reparación ya culminada del camarín de la Virgen del Amparo y un próximo proyecto enmarcado en la colocación de la nueva iluminación de la parroquia a tener lista para 2018, Año de Murillo.

Retablos

Retablos barrocos, de finales del XVIII. Puede que Cristóbal de Guadix fuese también atribuido al creado de ambos retablos.

El retablo del Cristo de las Fatigas es del siglo XVI, donde a cada lado posa Santo Tomás de Aquino y San Vicente Ferrer, ambos del XVIII.

Durante este tiempo, el Cristo de Gaspar de Ávila en 1586 ha permanecido delante de la Virgen de la Antigua, talla de Pedro Roldán de principios del XVII. Su última intervención data del 2010.

Por otro lado, el altar de la Virgen del Buen Consejo consta de un relieve moderno, de Sebastián Santos en 1950, instalado dentro del retablo barroco, con tallas de autoría anónima de Santa Bárbara y Santa Catalina.