SUCESOS EN LA MADRUGADA

La Policía confirma que hubo ‘efecto contagio’ en la Madrugada

Sitúan el origen de la primera estampida en la pelea en Arfe y, las posteriores, por individuos que aprovecharon el miedo para delinquir

Por  12:26 h.

La Policía Nacional ha dado a conocer el primer avance de las conclusiones de la investigación en la que determina que el origen de las carreras en la Madrugada de 2017 fue una pelea en la calle Arfe cuyo ruido provocó una primera avalancha a las 4.10 horas que afectó a 62 calles del centro de Sevilla. Así lo ha confirmado el jefe superior de la Policía Nacional en Andalucía Occidental, que apunta que ese ruido fue el detonante de una situación previa de temor provocada por los últimos atentados terroristas e incluso a una alarma producida anteriormente cuando un senegalés gritó «Alá es grande» a las 3.53 horas en Reyes Católicos y, sobre la una de la madrugada, en la basílica de la Macarena.

Esta primera estampida hizo que algunos individuos se aprovecharan de la situación para generar más miedo en distintas zonas, que generaron otras posteriores avalanchas hasta las seis de la mañana. Una de ellas, la segunda, que tuvo dos focos en torno a las 4.34 horas en Dueñas y en el Postigo, está aún en fase de investigación.

Es por ello que lo presentado este viernes en el Círculo Mercantil es un primer avance de la investigación que instruye el juzgado, que según el delegado del Gobierno, Antonio Sanz, es «muy completa, magnífica, con plena independencia, que nos ofrece un relato de los hechos y conclusiones iniciales con base científica y sobre todas las aportaciones de testimonios de heridos y personas que estuvieron en la zona».

La reunión en la que se le ha dado a conocer a los hermanos mayores de la Madrugada

El informe, que consta de más de mil folios, elaborado por la Brigada Provincial de Información de la Policía Nacional, se basa en 70 testimonios de agentes que estaban aquella noche, 1.188 archivos de audio de las comunicaciones de la Policía Nacional aquella noche durante una hora. Se han estudiado también 40 llamadas al 112, ocho informes facilitados por el personal de seguridad privada que prestaba servicio en la Madrugada, diez capturas de vídeo de las cámaras de videovigilancia puestas por el Cecop por el casco histórico y 58 vídeos aportados por los medios de comunicación. Asimismo, de todos los vídeos de Youtube, han tomado en consideración 15 que contenían datos de relevancia. En esos mil folios se da cuenta de las manifestaciones de 58 testigos que resultaron heridos y presentaron denuncia y, sobre todo, los datos objetivos presentados por las hermandades.

El relato de los hechos

El jefe superior de la Policía Nacional en Andalucía Occidental, José Antonio de la Rosa, ha explicado en rueda de prensa el relato exhaustivo de los hechos. Para el Cuerpo, en la Madrugada se produjeron cuatro o cinco incidentes que desembocaron en episodios de carreras. No obstante, no deja de lado unos hechos previos que se produjeron, «aunque no podemos conectarlos» con la primera avalancha -afirma De la Rosa-, que fueron los que generó un senegalés que, al grito de «Alá es grande» tanto en español como en árabe organizó un revuelo sobre la una de la noche en la basílica de la Macarena y, sobre las 3.43 y 3.50 horas, en Reyes Católicos al paso de la Esperanza de Triana. «Esto generó una situación de inquietud e incluso hubo personas que se alejaron de este individuo, con leves carreras», indica. Esto, sumado a la psicosis por los últimos atentados producidos en Europa, alimentó ese clima de miedo que se vivía aquella noche.

José Antonio de la Rosa explica el informe de la Madrugada / J. M. SERRANO

El informe es tajante en cuanto al primer foco de los sucesos: fue en Arfe, a las 4.10 horas. «Esta avalancha duró tres o cuatro minutos y esa tensión se propagó en 62 calles del centro de Sevilla», explica el jefe de Policía, que ubica a las 4.43 el segundo incidente, con focos en Dueñas y el Postigo. Ésta es la única de la que de momento no se conoce el origen.

Luego, entre las 4.45 horas y las 5 horas, por la presencia de tres individuos delincuentes comunes que iban gritando y golpeando en el suelo para causar ruido en la zona de Marqués de Paradas y Julio César, provocó otra estampida cuyo número de lesionados es de momento indeterminado.

Entre las 5, las 5,15 y las 6 horas, nuevamente hubo avalanchas en Chapineros, Álvarez Quintero, Argote de Molina y Alemanes, por la que se detuvieron en ese momento a dos personas en la Cuesta del Bacalao y otros dos en el Salvador. Posteriormente se detuvo a otra persona y hay tres investigados más. En resumen, el total de detenidos hasta el momento ha sido de 13, ocho de ellos aquella misma noche; y, en cuanto a los investigados no detenidos, se contabilizan cinco.

En cuanto a los heridos que dejaron estos sucesos, la Policía da una cifra de 90, como consecuencia de la primera avalancha (en las otras también hubo heridos), que se situaban sobre todo en la Plaza del Triunfo, Reyes Católicos y zonas colindantes.

El porqué de la avalancha de Arfe y el efecto dominó

De la Rosa relata que a las 4.10 horas se produjo una pelea en la bodeguita Virgen de los Reyes de la calle Arfe entre dos individuos por razones sentimentales en la que participaron otras personas, mientras por allí pasaban los primeros tramos del Gran Poder. Ese pelea acabó en la calle y «rompe las filas de nazarenos. Esta situación, en esa noche, fue el elemento detonante de la avalancha». El máximo responsable de la Policía en Andalucía Occidental ha explicado asimismo el elemento que más dudas generaba sobre esta pelea y es cómo los integrantes de la cofradía no percibieron ninguna avalancha: «Eso tiene una explicación que hemos contrastado totalmente y es que la calle Arfe tiene un giro respecto al orden de los números, concretamente en el 15. Las personas que estaban allí ubicadas no vieron lo que sucedió en el número 9 y, por el contrario, las que sí estaban en el 9, testigos de la pelea, no vieron lo que sucedió en el 15».

La Policía descarta absolutamente que hubiera «ningún tipo de planificación, coordinación ni connivencia». Lo que sucedió, según ha expuesto en este informe que fue entregado el pasado martes el juzgado de instrucción que lleva el caso, es que «como consecuencia de esa pelea, sumado al clima de temor aquella noche, produjo una propagación que originó una onda sonora en el suelo, que muchas personas lo asemejaban a un avión, un camión o un autobús, y otras a ruidos de vallas y petardos, que interiorizaron que podía ser un atentado terrorista. Esa onda sonora produjo que el sonido llegara antes que la masa, a modo de estampida. Esa ola tuvo un elemento catalizador obvio como lo era la presencia de seis cofradías, con 18.000 nazarenos y el público que se encontraba contemplándolas, que nos lleva a concluir que esas personas formaron un hilo conductor que propagó el miedo sin solución de continuidad, que se rompía donde no había nadie. Y es -según afirma- la propia configuración urbanística de la ciudad, la que hacía que unos fueran para un lado y otros para otro, en busca de un lugar seguro o de su familia en espacios abiertos».

Esta teoría la ratifica el informe elaborado por el Ayuntamiento de Sevilla y expuesto este mismo viernes por el director del Cecop, Rafael Pérez, que ha analizado mediante monitorización de las redes sociales y un estudio sobre el comportamiento de las masas y el ruido encargado a la Universidad de Sevilla, que confirman estos supuestos. De hecho, exponen que el origen de todo tuvo lugar en un clima de silencio, al paso de una cofradía como el Gran Poder, con unos diez decibelios en el ambiente que, repentinamente, se elevó durante uno o dos segundos a casi cien decibelios. Los estudios sobre el comportamiento de las masas exponen que esto genera una situación de ansiedad que desemboca en pánico, que se extendió como una ola por todos los lugares por donde había concentraciones de personas. Éste es el primer tuit que consta de los hechos de la Madrugada:

Todos los responsables, tanto de Policía Nacional como de la Local, han coincidido en afirmar que el dispositivo policial fue el correcto e, incluso, Rafael Pérez, ha apuntado que gracias a que el Postigo estaba aforado se permitió una mejor evacuación en las avalanchas.

Desfase horario de los informes

Respecto a otras dudas generadas en cuanto al horario de la primera de las avalanchas, que no cuadraba en los informes de las seis hermandades como ya publicó ABC de Sevilla, José Antonio de la Rosa ha explicado que «pudo existir un desfase» ya que nadie, ante una situación repentina de alarma, mira en ese momento el reloj, sino que lo hace minutos después. «Ni yo, que estaba de servicio aquella noche, lo miré en ese instante, lo hice cuando fui a informar de lo ocurrido minutos después, imagínese esa reacción para otras personas amateurs que no estaban predispuestas para ello».

En relación con los hechos del año 2000, el jefe superior de Policía ha apuntado una principal diferencia: «Esta vez ha habido detenidos».

Vídeos: Youtube

Javier Macías

Javier Macías

Coordinador en Pasión en Sevilla
Redactor de ABC. Coordinador de Pasión en Sevilla