La Roldana nunca estuvo tan cerca

Por  16:16 h.

Image

El Real Alcázar de Sevilla acoge hasta el próximo 14 de octubre la exposición ‘Roldana’, que a través de 31 piezas, procedentes de provincias andaluzas, Madrid y Guadalajara, profundiza en la figura de la escultora Luisa Roldán, descartando además algunas atribuciones que se le habían hecho, como es el caso de la Virgen de la Macarena de Sevilla o la de Regla. LAS PRIMERAS FOTOGRAFÍAS DE LA EXPOSICIÓN, EN EL INTERIOR DE LA NOTICIA

El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, y la consejera de Cultura, Rosa Torres, inauguraron esta muestra, con la que arranca el programa de actividades Andalucía Barroca 2007. En concreto, las obras provienen de Sevilla, Cádiz, Córdoba, Málaga, Granada Antequera y Guadalajara.

Image

ImageDe las 31 piezas, 24 corresponden a Luisa Roldán, dos esculturas se consideran de Pedro Roldán con la intervención de Luisa (San Fernando de la Catedral hispalense y Ángel de la Oración del Huerto de la hermandad sevillana de Montesión) y otras cinco obras de su padre Pedro Roldán, coetáneas a la actividad sevillana de la Roldana.

Los comisarios de la exposición, José Luis Romero y Antonio Torrejón, destacaron en una rueda de prensa previa a la inauguración que gracias a que en la exposición se podrá observar la Virgen de la Soledad de Puerto Real, única dolorosa documentada de Luisa Roldán, que permite rechazar otras atribuciones como la la Virgen de Regla o la Esperanza Macarena de Sevilla, que es “más de su padre”.

Luisa Roldán fue hija y aprendiz del famoso escultor Pedro Roldán, activo en Sevilla durante la segunda mitad del siglo XVII. Su importancia reside en haber sido la primera escultora de cámara de los reyes de España Carlos II y Felipe V, con una fama que trascendió la frontera regional y nacional.

ImageLa protagonista de la exposición creció rodeada de actividad artística, en el más amplio taller de escultura de la España de la época, donde aprendió y desarrolló su habilidad para el modelado y el arte de la talla en madera, participando en las obras que realizaba su padre.

La exposición se inicia en 1671, una fecha crucial para la familia Roldán. Mientras realizaba las esculturas del retablo del Hospital de la Santa Caridad, la ciudad de Sevilla celebraba las fiestas de canonización del rey San Fernando con grandes y complejas construcciones efímeras que dirigió el arquitecto Bernardo Simón de Pineda.

En la decoración intervinieron los pintores Murillo y Valdés Leal y el taller de Pedro Roldán, en el que aún estaba su hija. Fue un año de gran éxito profesional hasta que, en el último mes, Luisa abandona la casa paterna para contraer matrimonio con el escultor Luis Antonio de los Arcos contra la voluntad de sus padres. A partir de esta fecha, la actividad del padre y de la hija se separan y, según algunas teorías, apuntan a que la enemistad entre su padre y su marido fue la causa.

Image

Maltratos y madre dominante

En este apartado, los comisarios señalaron que tras varias investigaciones, “no existe documento alguno” que confirme la existencia de malos tratos de Luis Antonio de los Arcos a Luisa. Así, atribuyó la marcha de la escultora de su casa, al autoritarismo de su madre, ya que otra hermana de la familia también abandonó el domicilio familiar. De otro lado, en su opinión, la teoría que apunta que la Roldana odiaba a su marido porque la maltrataba surgió en el siglo XIX, cuando un historiador dijo que el retrato de San Miguel del Escorial, en el que el santo pisa a un demonio, el rostro del primero era un retrato de ella, mientras que el diablo era su marido.

Image

En este primer apartado de la exposición, resalta la herencia paterna y la arrolladora personalidad artística de Luisa Roldán trabajando la escultura de madera. Las imágenes expuestas permiten valorar en su justa dimensión las aptitudes artísticas de la escultora y la calidad de su producción. Sus obras de la etapa sevillana-gaditana se contextualizan con obras producidas por el taller de su padre para Sevilla, Córdoba y pueblos de la provincia de Cádiz (Villamartón y Medina Sidonia). Aquí sobresalen el Ecce Hommo, que es su primera obra documentada (1864), los Patronos de Cádiz y la Virgen de la Soledad de Puerto Real.

Image

Esculturas afables: El segundo y último apartado está dedicado a la producción de esculturas policromadas de pequeño formato, modeladas en barro o talladas en madera, que caracterizó su etapa madrileña (1689-1706). Las figuras y los grupos de barro cocido seleccionados representan escenas de la vida de la Virgen. En estas obras Luisa reflejó un mundo afable, hogareño y humanizado a través de las formas blandas del material de los valores expresivos de los rostros de las figuras. Entre las piezas destacan los grupos del Museo de Bellas Artes de Guadalajara y las nuevas versiones de la Virgen de la Leche, procedentes de conventos de Granada y Madrid. ImageTres nuevas obras: La exposición termina con tres nuevas obras de pequeño formato que se le atribuyen, realizadas en madera dorada y policromada, pertenecientes al periodo madrileño. Del convento de monjas Capuchinas de Granada procede la imagen del niño Jesús Nazareno con la cruz a cuestas caminando sobre un grupo de querubines y el globo terráqueo. En esta escultura ha estado atribuida a Pedro de Mena, como copia de otra versión considerada tradicionalmente de Alonso Cano, que un sector de la crítica artística actual también la incluye en la producción de la Roldana. Cierran la exposición dos imágenes del convento antequerano de Nuestra Señora de Belén que forman pareja, San Nicolás de Bari, representado según la iconografía ortodoxa del santo, y el interesante San José con Niño en brazos poseedora de una bella policromía y una rica decoración estofada. Luisa Roldán murió después de hacer declaración de pobreza, el 10 de enero de 1706 en Madrid y fue enterrada en secreto. Paradójicamente disfrutó de gran reconocimiento social y artístico en vida, siendo significativo que el mismo día de su muerte la Academia de San Lucas de Roma la nombrara académica.

Image

Fotografías: Millan Herce y EFE