Antonio Puente Mayor, autor del libro / PEDRO ARANDA
Antonio Puente Mayor, autor del libro / PEDRO ARANDA

ENTREVISTA

La Semana Santa a través de la mente de un niño

«La Pandilla Morada» es la última novela infantil en clave cofrade de Antonio Puente Mayor

Por  0:05 h.

Antonio Puente Mayor ha presentado estas semanas su última novela decadicada a las cofradías. Una historia contada en primera persona por un grupo de niños que vive la Semana Santa de una manera especial. La literatura abre nuevos caminos en el mundo de las hermandades. Así es «La Pandilla Morada»

-¿Qué podemos encontrar en este libro?

En primer lugar una aproximación distinta y novedosa a la Semana Santa, narrada de un modo ágil y didáctico, y con la vocación de llegar a todos los niños y jóvenes, independientemente de si son cofrades o no. Asimismo un retrato de la vida cotidiana de Sevilla, donde la devoción está presente en nuestro día a día, y en la que cualquier noticia relacionada con las hermandades es de interés general. Y todo ello conjugado con humor, aventura y misterio, los mejores ingredientes para enganchar al lector.

Ilustración de la novela «La Pandilla Morada»

Ilustración de la novela «La Pandilla Morada»

-¿Veremos personajes reales en su novela?

Por supuesto que sí. Los propios integrantes de la «Pandilla Morada» están inspirados en niños de carne y hueso, comenzando por mi hija María, la líder del grupo. También poseen una base real sus padres, quienes surgen a partir de conversaciones y anécdotas con mis amigos, y a los que hago varios guiños… Ah, y los profesores del colegio, algunos de ellos similares a los que yo tuve, y a quienes dedico un pequeño homenaje. El resto de personajes, como el hermano mayor de la Macarena, son pura invención (aunque sus siglas se correspondan con las del actual mandatario).

 -No pretendo hacer spoiler, pero ¿cual es su argumento?

-La trama arranca en la basílica de la Esperanza Macarena, a pocos días del Domingo de Ramos. Una niña se percata de que las célebres «mariquillas» de la Virgen han desaparecido. De inmediato, informa a sus amigos —un grupo de niños enamorados de la Semana Santa— y juntos recorren la ciudad en busca de pistas. Todo apunta a un enigmático nazareno capaz de atravesar paredes sin ser visto…

Ilustración de la novela «La Pandilla Morada»

Ilustración de la novela «La Pandilla Morada»

-La Semana Santa tiene ese punto infantil que nos devuelve a la niñez…

-Yo la comparo con la Navidad, pues cada año se repiten los mismos ritos, en los mismos sitios y con las mismas personas. En cierto modo es un ciclo de vida, pues los adultos trasmitimos a nuestros hijos aquello que, en su día, nos trasmitieron a nosotros. De hecho, más allá de la tradición, el ejercicio de la caridad y el compromiso con la fe (verdaderos motores de la fiesta), esa es, quizás, la pieza emocional que nos impulsa a seguir moviendo la rueda.

– ¿Se verán los niños reflejados en ella?

-Espero que sí. De hecho he tratado de dibujar unos personajes que respondan a la realidad, con sus virtudes y defectos, situándolos en un contexto conocido por todos. Por citarte un ejemplo, y al margen de lo puramente cofradiero, en la novela abordo asuntos de plena actualidad, como el bullying, la inmigración, la persecución religiosa o el drama de los sin techo. Asimismo utilizo un lenguaje lo más llano posible, procurando que la lectura sea lúdica, pero sin perder su intención pedagógica. 

-¿Qué tiene la Semana Santa de infantil?

-Probablemente la ilusión con la que la aguardamos y revivimos cada año. Algo que se materializa en los signos, ya desde los días que preceden a la Cuaresma. Todo es de sobra conocido, pero igualmente lo aceptamos como nuevo; y es ahí donde reside su magia: la primera torrija de la temporada, los brotes de azahar, la papeleta de sitio, la túnica colgada en la pared, la mañana del Domingo de Ramos…

-Un deseo para esta próxima Semana Santa.

-Que seamos tolerantes y respetuosos y salgamos a la calle con una sonrisa en los labios, como nuestros pequeños. Que la bulla, los retrasos, las incomodidades o el clima no sean óbice para encontrarnos plenamente con Cristo y su Madre. A fin de cuentas, esa es la razón de todo.

Portada de la novela «La Pandilla Morada»

Portada de la novela «La Pandilla Morada»

Javier Comas

Javier Comas

Javier Comas

Últimas noticias deJavier Comas (Ver todo)