La sobrecogedora historia de Rubén

Por  1:08 h.

Image Santa Genoveva, La Paz, El Amor, Gran Poder, Macarena, El Carmen Doloroso, Los Estudiantes, Valvanera, Vera Cruz, Sagrada Mortaja y Trinidad contribuyen económicamente a la delicada operación de un niño de 3 años, enfermo de neurofibromatosis

Cuando en las reglas de las hermandades se especifica la caridad como uno de los fines principales de toca corporación, no debe ser casualidad y, a veces, conlleva resultados y experiencias tan gratificantes como la de Rubén.

En la última Hoja Informativa de Acción Social que editaba el Consejo General de Hermandades y Cofradías, se dejaba constancia del agradecimiento de unos padres a diversas hermandades que han colaborado, económicamente, a sufragar los gastos de una importante operación a la que se debía someter su hijo Rubén, de 3 años.

ImageAl nacer, le diagnosticaron neurofibromatosis cuya operación implicaba cierta peligrosidad unida a la escasa experiencia de profesionales en el tratamiento de esta enfermedad. Se trata de un mal del que se conoce muy poco, por ello, su intervención requería un equipo médico multidisciplinar compuesto por neurocirujanos, maxilofaciales, oftalmólogos, cirujanos plásticos, etc. Rápidamente, sus padres, se pusieron a llamar puerta por puerta para solicitar ayuda. Entre ellas, las del Consejo General de Hermandades y Cofradía que, enterado de la necesidad, no dudó en incluir un apartado a este asunto en su última Hoja Informativa de Acción Social.

Fueron numerosas las hermandades que se han volcado con esta causa, entre ellas, Santa Genoveva, La Paz, El Amor, Gran Poder, Macarena, El Carmen Doloroso, Los Estudiantes, Valvanera, Vera Cruz, Sagrada Mortaja y Trinidad. Todas ellas han contribuido, económicamente, a sufragar los gastos de la delicada operación de Rubén.

Operación, 2 de agosto

Sus padres aseguran que la intervención de Rubén se llevó a cabo en la mañana del día 2 de agosto. Fue una operación muy compleja, que duró cerca de seis horas. Se trata de la primera de una serie de intervenciones a que tendrá que ser sometido Rubén a lo largo de los años, pero era la más delicada de todas y con más incertidumbre.

A la finalización de la operación, el equipo médico informaba que habían conseguido liberar de presión la órbita ocular, así como el nervio óptico, y que habría que esperar a la respuesta del párpado. Pasadas unas horas, Rubén movía el párpado con normalidad.

Image

A partir de este momento, en el que la operación ha resultado un éxito, los padres de Rubén hacen balance de todas y cada unas de las personas e instituciones que les han ayudado. Entre ellas, especialmente, las hermandades. Así se lo contaban a pasionensevilla.tv “A parte de las aportaciones, sabemos que mucha gente ha tenido conocimiento de la enfermedad de Rubén a través de las Hermandades y que han rezado por él a sus queridas Imágenes, que gracias a ello, y a las manos de los doctores que lo han intervenido, Rubén está feliz y jugando en casa como cualquier otro niño de tres años, aunque con una tirita en la cabeza. De verdad que no tenemos palabras para expresar nuestro agradecimiento más profundo a todo el mundo”.

Próximo hermano de Jesús Despojado

Su padre, Rafael, es hermano de Santa Genoveva. Pronto, Rubén jurará las reglas de la Hermandad de Jesús Despojado porque sueña salir de nazareno en esta cofradía. Todo lo ocurrido en los últimos años ha sido, para sus padres, una agridulce experiencia en la que han sabido compaginar la penosa cruz de la enfermedad de su hijo y la alegría del calor recibido desde innumerables sectores. Pero, sin dudas, lo más hermoso de esta historia es que la ayuda de las hermandades ha valido para que, de momento, los ojos de un niño no dejen de ver la Semana Santa.