La talla de Jesús Despojado será tratada de fisuras y consolidación

Por  8:57 h.

Image El profesor Pedro Manzano trabajará en la imagen por espacio de cuatro meses- También se cambiará la peana
La imagen de Nuestro Padre Jesús Despojado de sus Vestiduras estará en el taller del profesor Pedro Manzano a partir del próximo lunes, para ser sometida a una restauración que, en principio, se prolongará por espacio de unos cuatro meses.
Fisuras longitudinales y transversales
Según explicó a ABC de Sevilla Manzano, los trabajos van a ir encaminados a sanear una serie de fisuras, tanto longitudinales como transversales, que presenta la talla en su cuerpo, a la par que también se tratará la peana y la sujeción de la imagen a la misma.
«Después de habérsele realizado un TAC y una serie de radiografías -precisó Pedro Manzano-, el principal problema radica en una serie de fisuras, tanto longitudinales como transversales, que se ubican en el cuerpo, concretamente en la parte que realizó Antonio Eslava».
Para Manzano, al ser una parte distinta a la que concibió -como imagen de candelero entonces- Antonio Perea, «hay una serie de ensambles, de tipo transversal, que además están reforzados con muchas puntillas, que son los que han dado problemas a la estructura».
Estos ensambles han hecho, con el paso del tiempo, que aparezcan las citadas fisuras (perfectamente apreciables en el TAC realizado a la talla), que son las que va a proceder a consolidar Pedro Manzano, al igual que los ensambles.
A pesar de todo ello, el restaurador deja claro que el soporte se encuentra en buen estado general, por lo que precisa que la hermandad del Domingo de Ramos puede estar tranquila en ese aspecto.
Posible sustitución de la peana
Por otra parte, los estudios radiológicos realizados por Pedro Manzano evidencian también una deficiente sujeción de la talla a la peana, ya que presenta movimientos. Es por ello que se está planteando la sustitución de la peana, así como la eliminación de una serie de elementos metálicos y su sustitución por espigas de madera.
Por lo que respecta a la policromía de la imagen, Pedro Manzano señala que está bien en líneas generales. «Tan sólo he apreciado, en principio, unas erosiones a nivel de las axilas y de la zona donde se coge la túnica, que es precisamente donde hay una mayor erosión al cambiarle de ropajes».
Como señalábamos al principio, la talla permanecerá en su taller por un periodo de cuatro meses, aproximadamente. El domingo, la Hermandad de Jesús Despojado celebrará una misa y después la imagen será retirada al culto para su traslado.