El Cristo de La Vera Cruz con los invidentes / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

La Vera Cruz hace sentir a Dios a través del tacto

Los invidentes sintieron de cerca al Cristo de la Vera Cruz

Por  0:15 h.

De nuevo, La Vera Cruz vuelve a dar un ejemplo de lo verdaderamente importante, el acerca la fe y la devoción del Señor y la Virgen a través de las imágenes. 

Por medio del tacto, los invidentes de la ONCE (organización que tuvieron como sede a la capilla del Dulce Nombre de Jesús) pudieron tocar, acariciar y besar al Cristo más antiguo de la Semana Santa de Sevilla. Cuántas miles o millones de personas habrán visto a este crucificado, o la cantidad de historia que ha vivido a lo largo de los siglos en esta ciudad. Eso no es cuestión en La Vera Cruz, de ningún impedimento de acercar a sus titulares a quién lo desee.

Otro de los momentos cumbres se vivió con Apascide, una organización que atiende a las personas sordociegas y muy vinculada a esta hermandad. Con la yema de sus dedos es como pueden ver y oír. En esta pasada tarde, han estado palpando a Dios, un recuerdo que le proporciona vivir su Semana Santa. Una muestra de como con poco puedes hacer feliz a una persona.

Casi una década lleva esta hermandad llevando a cabo este emotivo acto. Aquel que lo contempla, a pesar de que pasen los años, no dejan de emocionar a quiénes lo viven.

Por estas cosas y otras muchas más se caracteriza esta hermandad, dando prioridad a la fe y a ayudar a quiénes más lo necesitan. 

El Cristo de La Vera Cruz con los invidentes / M. J. RODRÍGUEZ RECHI