El párroco de Trajano, Plácido Díaz, ha encabezado la expedición para trasladar la Virgen a Utrera / A.F.

UTRERA

La Virgen de Consolación catalana ya se encuentra en Utrera

Se trata de una réplica de la patrona de Utrera que viajó en 2007 a tierras catalanas y que ha vuelto a su localidad

Por  0:01 h.

El domingo 8 de abril, a partir de las 19.00 horas, la parroquia de San Pablo, ubicada en la pedanía utrerana de Trajano, va a vivir un momento muy especial. En este templo va a tener lugar la celebración de una eucaristía para celebrar la llegada de la réplica de la Virgen de Consolación que en 2007 se realizó para ser venerada en una iglesia de Cataluña. Las personas que impulsaron esta iniciativa han vuelto a Utrera, por lo que han propiciado que también retorne esta imagen de alto contenido sentimental.

Un grupo de estos utreranos emigrantes impulsó en 2007, coincidiendo con la celebración del Año Jubilar con motivo del quinto centenario de la llegada a Utrera de la Virgen de Consolación, una iniciativa muy curiosa. Se trataba de la creación de una réplica de la Virgen de Consolación de Utrera, creada para ser venerada en la parroquia de San Jaime, en la localidad de Badalona. Estos utreranos querían tener un trocito de Utrera en plena comunidad catalana.

Ha pasado algo más de una década desde que esta imagen se trasladó a Badalona, y ahora esta réplica de la Virgen de Consolación «emigra» de nuevo a Utrera, ya que las personas que en su día impulsaron esta idea han ido poco a poco volviendo a su localidad natal por diferentes cuestiones.

El joven sacerdote utrerano Plácido Díaz, párroco de la iglesia de Trajano, ha encabezado la comitiva que ha viajado hasta tierras catalanas para recoger la imagen, que ya se encuentra en Utrera y que a partir de ahora recibirá culto en la localidad. El párroco ha estado acompañado por José María Lobato Galera –miembro de la junta de gobierno de la hermandad de los Muchachos de Consolación- y José Manuel Rodríguez Vázquez.

Será una eucaristía en la que estarán presentes familias utreranas que volvieron de Cataluña, así como la hermandad de los Muchachos de Consolación. Y es que, tras regresar a Utrera los promotores del proyecto de 2007, han decidido ceder la talla a la citada cofradía que, a su vez, ha aprobado entregarla a la parroquia de San Pablo de Trajano.

Esta Virgen de Consolación fue creada en su día por el imaginero local Sebastián Martínez Zaya, quien explicaba que «la primera impresión es de la Virgen de Consolación, porque está inspirada en sus cánones, pero todas las facciones están idealizadas, ya que la talla iba a viajar hasta una población en la que no están acostumbrados a verla, y había que hacer que se reconociera la belleza de nuestra patrona, y que a la vez resultara atractiva a los nuevos ojos».