La tradición era seguida por miles de personas / A. F.

UTRERA

Las añoradas «tres caídas» del Nazareno de Utrera

La hermandad utrerana suprimió esta tradición hace cuatro años para proteger una talla con más de 400 años

Por  0:05 h.

Hace cuatro años, en febrero de 2013, la hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Utrera comunicaba algo que la junta de gobierno llevaba reflexionando desde hacía ya bastante tiempo. La hermandad local decidía suprimir uno de los momentos más esperados por los cofrades utreranos, las famosas «tres caídas» del paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno que tenían lugar a la altura de la Fuente Vieja, el comienzo entonces de la antigua Carrera Oficial.

La Corredera, la plaza de Santa Ana y todas las calles adyacentes, se convertían en un auténtico hormiguero de personas que acudían a presenciar lo más cerca posible como la cuadrilla de costaleros de este paso simulaba este pasaje bíblico, bajando de golpe el paso en tres ocasiones. A pesar de ser uno de los instantes de la Semana Santa que mayor público congregaba, siempre tuvo muchos detractores, que entendían que no era la mejor imagen para la Semana Santa de Utrera.

Después de darle muchas vueltas al asunto, en el año 2013, la hermandad decidía acabar con esta tradición, que aunque muchos utreranos pensaban que había sido heredada desde largo tiempo atrás, realmente solo tenía unos 30 años de antigüedad. La corporación utrerana consultó en su día a un nutrido grupo de especialistas, quiénes aconsejaron que lo mejor era dejar de llevar a cabo esta práctica, ya que hablamos de una imagen, la de Nuestro Padre Jesús Nazareno, tallada por Marcos de Cabrera, con más de cuatro siglos de antigüedad, que estaba sufriendo a causa de esta práctica.

De esta manera se acabó con una de las tradiciones que más seguidores despertaba en la localidad, principalmente con el objetivo de salvaguardar el estado de una de las imágenes más valiosas de toda la Semana Santa utrerana. La hermandad quiso así, evitar el deterioro de la imagen y que tuviera que ser sometida a una restauración inminente.

En su día, el hermano mayor de la corporación utrerana, Javier León, que sigue ocupando el cargo a día de hoy, explicó que la eliminación de dicha práctica «tampoco resulta extremadamente traumática, ya que no es algo oficial, consustancial ni primordial de la estación de penitencia del Viernes Santo y que, simplemente, ha sido tolerada por la hermandad, debiendo reseñar que son, a lo largo de la estación de penitencia, muchos y muy emotivos los momentos que se viven en torno a tan venerada imagen del Señor, sin que exista necesidad alguna de mantener la práctica de las tres caídas».

Reivindicación popular

Pero han pasado los años y son muchos los cofrades utreranos que siguen echando de menos «las tres caídas» de Nuestro Padre Jesús Nazareno, y cada cierto tiempo las redes sociales se llenan de comentarios y peticiones de utreranos que reivindican la vuelta de esta tradición que llenaba las calles de Utrera en cada mañana de Viernes Santo y que terminó perdiéndose. Lo cierto es que desde la supresión de las «tres caídas» y coincidiendo también con el cambio de la Carrera Oficial, quitando la salida y la entrada de esta hermandad, no se han vuelto a ver las calles de Utrera con tanto público como el que acompañaba a Nuestro Padre Jesús Nazareno en su bajada por la calle Corredera.

Un tema que siempre ha dividido a la Utrera, algunos consideraban las «tres caídas» como un rasgo de personalidad de la Semana Santa de la localidad y otros entendían que era un gesto que sobraba y que debía ser eliminado.