Nazarenos del Dulce Nombre saliendo el Martes Santo / JUAN FLORES
Nazarenos del Dulce Nombre saliendo el Martes Santo / JUAN FLORES

DIVERSIDAD FUNCIONAL

Las cofradías de Sevilla, accesibles a los nazarenos con alguna discapacidad

Numerosas hermandades tienen ya un protocolo que atiende solicitudes de hermanos con diversidad funcional para hacer la estación de penitencia

Por  0:35 h.

Ha sido durante muchos años un tema tabú en las hermandades y cofradías e incluso un problema cuando se ha dado el caso de un hermano que, por sus especiales circunstancias físicas, necesita un tratamiento diferente para poder realizar la estación de penitencia y a lo mejor no tiene antigüedad como para coger una vara. Aunque es un tema que se trata de forma individualizada con cada hermano que lo solicita y se analizan su caso, hay hermandades que tienen ya un protocolo para dar una respuesta a las personas con discapacidad que deseen realizar la estación de penitencia. Así, por ejemplo el Gran Poder, el artículo 42 de su reglamento, dispone que corresponde al diputado mayor de gobierno (…) la asignación de cualquier otro puesto en el que considerara necesario su desempeño con algunas características especiales. Podrá también asignar un determinado puesto de la cofradía a aquel hermano que ponga de manifiesto, justificadamente, una especial situación física, que requiera una consideración diferenciada para efectuar la estación de penitencia». El hermano mayor, Félix Ríos, explica que «reservamos un porcentaje de velas apagadas para hermanos con limitaciones físicas» y que aquellas personas que van en silla de ruedas salen sin cirio obviamente sin cirio. «Cada uno que lo ha pedido ha salido», afirma. No es algo nuevo, ya que este protocolo viene siguiéndose desde el año 2005, aunque no ha sido hasta 2013 cuando se incluyó en el reglamento.

Por su parte, en San Gonzalo tienen una forma de afrontar estas situaciones similar. «Tenemos dos hermanos en silla de ruedas y han salido acompañados o bien por un hermano o por una persona de la familia, en el tramo que le corresponde por antigüedad», según expone José Fernández, el hermano mayor. San Gonzalo presta «todo tipo de facilidades» a estos hermanos con diversidad funcional, «incluso si el hermano que lo acompaña es menos antiguo, sale con él». El hermano mayor cuenta un caso que tenía la corporación hace años con un hermano, Joselito «el del carro»: «El pobre murió ya, pero siempre salía en un carro antiguo con la clásica manivela y, si se encontraba alguna pendiente, alguien le ayudaba».

Aunque no ha especificado en el reglamento, «si viene un hermano enfermo y no puede salir, se le da un cirio apagado. Se ayuda a todo hermano que lo necesite, nunca ha habido un problema que no se haya podido solventar para que esa persona cumple su promesa y su ilusion», indica.

En la Lanzada, la forma de actuar es la misma que en San Gonzalo: «Han salido hermanos en silla de ruedas en medio del tramo que le corresponde por antigüedad, acompañado si lo desea por alguien de paisano con una credencial», asegura el hermano mayor, Antonio Ramírez.

San Benito pasando por la Campana / J. M. SERRANO

«Taller del nazareno» de San Benito

El pasado 26 de febrero se desarrolló, en el Arzobispado de Sevilla, un taller de atención al nazareno con discapacidad, promovido por la Hermandad de San Benito en colaboración con la Delegación diocesana de Catequesis (Sección de Catequesis a Personas con Discapacidad). En el taller participaron diputados de tramo de algunas hermandades sevillanas, con el objetivo de «hacer más accesible la estación de penitencia de aquellos hermanos que presenten alguna necesidad de apoyo específico».

Este taller ya estuvo presente en la Semana Santa de 2017 y la hermandad de San Benito fue una de las primeras corporaciones en aplicar los conocimientos adquiridos en favor de sus hermanos. El diputado mayor de gobierno de la hermandad de Luis Montoto, Ezequiel Escabias, fue el encargado de iniciar esta atención a los hermanos con discapacidad después de conocer este taller poco antes de la Semana Santa del pasado año. El objetivo es claro: «Asistí la reunión y me llamó la atención el mensaje que los formadores de la Archidiócesis transmitieron. La verdad es que me sensibilizó y lo primero que hice fue intentar llevarlo a cabo en San Benito». Así que en el salón del reparto de papeletas de sitio arrancó esta iniciativa.  «Colocamos carteles en el salón para que los hermanos que tuvieran menos capacidades y necesidad de atención específica por parte de los diputados de tramo se dirigieran a mí de forma privada. Les hicimos saber que les ayudaríamos en todo lo necesario. De hecho, ya en 2017, dos hermanos acudieron a la hermandad. Uno de ellos necesitaba una acreditación para que su acompañante estuviera con él en la carrera oficial, mientras que otro hermano sordomudo se dirigiera a los diputados de tramo de una manera especial. El diputado en concreto tenía que levantarse el antifaz para que el nazareno le leyera los labios. La verdad es que no ha habido ningún problema y la acogida por parte de los diputados de tramo y los hermanos ha sido excepcional. Lo que queremos es que nadie diga que no puede hacer la estación de penitencia porque no tiene ayuda. Nuestra idea en sensibilizar a todas las hermandades posibles», resaltaba Ezequiel Escabias para Pasión en Sevilla. 

Precisamente, esta iniciativa que impulsado la hermandad de San Benito ya se ha extendido a más corporaciones. «La verdad es que la respuesta ha sido muy buena. Lo pusimos en conocimiento de todas las hermandades del Martes Santo y en la última reunión del taller hubo 20 diputados  de varias hermandades. Además de las del Martes, también estuvieron hermanos de La Milagrosa o La Sed. Los formadores han quedado muy satisfechos y a ver si el año que viene se organiza con más tiempo para que tenga mayor difusión», señalaba el diputado mayor de gobierno de San Benito.