Un hermano consulta la lista de la cofradía para la estación de penitencia

Las cofradías tendrán que pedir el consentimiento expreso a los hermanos por sus datos

El proyecto de Ley, que ya ha sido aprobado en el Consejo de Ministros, contempla al menos tres cambios que afectan en gran medida a las hermandades

Por  0:45 h.

La nueva ley de Protección de Datos que entrará en vigor próximamente afectará en gran medida a las hermandades, que tendrán que cambiar su modelo de gestión para evitar incurrir en cuantiosas sanciones en caso de la denuncia de algún hermano. El Consejo de Ministros ha aprobado recientemente el proyecto de ley que, de no sufrir modificaciones, obligará a las corporaciones a que para hacer uso de los datos de los miembros, debe existir el consentimiento expreso de éstos, por escrito. La nueva normativa entró en vigor en 2016 pero el reglamento europeo de protección de datos será plenamente aplicable a partir del 25 de mayo de 2018.

Según ha explicado a ABC de Sevilla el profesor universitario en el CEU Andalucía y experto en Privacidad, Felipe García Pesquera, «hay tres novedades que se aplicarán seguro ya que vienen especificadas por el reglamento europeo».

Menores de edad

Una vez entre en vigor esta nueva ley, los menores de edad con 13 años cumplidos podrán ejercitar el derecho a la protección de datos. Esto supone, por ejemplo, que cualquier niño con esa edad pueda hacerse hermano de una cofradía sin el consentimiento paterno y que, sus padres o tutores, no podrán inscribirlo en ninguna hermandad sin su permiso. García Pesquera señala que esta nueva normativa tiene su raíz en el uso de las redes sociales por parte de los menores y que, según la legislación actual, los menores pueden ejercitar estos derechos con 14 años.

Consentimiento expreso

Quizá sea el principal caballo de batalla en las hermandades en este aspecto en los próximos meses. Hasta ahora, en España se aplicaba el consentimiento tácito a la hora de hacer uso de los datos. Esto, con la nueva ley y el reglamento europeo desaparece. «¿Qué supone esto? Que a partir de ahora, las cofradías tendrán que pedirle a todos sus hermanos que le firmen una autorización para el manejo y cesión de sus datos, como por ejemplo para un censo a un candidato a unas elecciones, al Arzobispado, a la compañía de seguros si son costaleros o, simplemente, para ponerlo en el boletín», afirma el profesor.

Delegado de protección de datos

Otra de las novedades que traerá la nueva ley será la creación de una nueva figura: el delegado de protección de datos, alguien encargado de la privacidad. Será una figura obligatoria en función del volumen de facturación o en el manejo de datos sensibles, como pueden ser los religiosos.

En este sentido, García Pesquera apunta que «no existe todavía ninguna hermandad que esté adaptada a la nueva ley. Sí hay algunas que se adaptaron en su momento a la de 1999, pero esto va a cambiar considerablemente». El próximo mes de enero ofrecerá una charla para los hermanos mayores en el Consejo donde informará de estos asuntos.

«Las hermandades deben trabajar ya en esto porque el próximo 25 de mayo será plenamente aplicable», por lo que el periodo de reparto de papeletas de sitio puede ser un buen momento para dar a firmar a los hermanos estos consentimientos expresos». indica. No obstante, pese a la importancia del asunto, este profesor aclara que «se trata de un derecho fundamental, personalísimo,  sólo esa persona puede ejercitar ese derecho. Es decir, la hermandad sólo se metería en un lío si la denuncia viene de alguien de dentro, no de fuera». García Pesquera concluye afirmando que «lo importante es que empecemos a poner los medios, lo que se conoce como el ‘compliance‘».

Javier Macías

Javier Macías

Coordinador en Pasión en Sevilla
Redactor de ABC. Coordinador de Pasión en Sevilla