Los hermanos de los Javieres aprueban, por unanimidad, las nuevas reglas

Por  21:28 h.

ImageEn la noche de ayer el cabildo general extraordinario de la hermandad de Los Javieres ha aprobado el proyecto de nuevas reglas corporativas que serán remitidas a la autoridad eclesiástica para su ratificación definitiva.

El cabildo se inició en segunda covocatoria a las nueve de la noche en la casa de hermandad en la calle Peris Mencheta, con la asistencia de cincuenta y ocho hermanos que han votado afirmativamente y por unanimidad el texto íntegro.

Con anterioridad, se discutieron cuatro enmiendas alternativas al texto presentado por la comisión nombrada por la Junta de Gobierno, de las que se incluyeron dos en el texto definitivo. Fue un cabildo rápido ya que concluyó a las diez y veinte minutos de la noche.

Proceso de consenso y comisión

Para llegar a este resultado final en el cabildo extraordinario, la Junta de Gobierno que preside Jesús Gutierrez, consensuó con los hermanos, en la medida de lo posible, este nuevo texto que regirá los destinos de esta corporación, si la autoridad competente lo ratifica. Para este fin la Junta de Gobierno nombró una comisión formada por el propio Hermano Mayor, un miembro de la actual Junta de Gobierno, Manuel Moreno de Llamas y un antiguo Hermano Mayor, Jóse Márquez.

Una vez finalizados los trabajos previos de esta comisión y ya con el texto preliminar de las nuevas reglas, los hermanos de Los Javieres pudieron hacer enmiendas a éste, intentando llegar a un acuerdo sobre las enmiendas presentadas, antes de la celebración del cabildo.

En el día de hoy se ha presentado el texto salido de este proceso y se han discutido las sólo las cuatro enmiendas realizadas por hermanos donde no hubo acuerdo entre la comisión y el propio hermano.

Divulgación entre los hermanos

Además de haber sido un ejemplo el proceso seguido por la Junta de Gobierno y la comisión formada para tal efecto, es intención de la Junta de Gobierno, publicar esta nuevas reglas corporativas, una vez ratificadas por la autoridad eclesiastica, para la distribuirlas entre todos los hermanos, algo que en la actualidad no ocurre.