Los mantos y el palio de la Macarena en el museo / JUAN FLORES

PATRIMONIO

Los museos de la Semana Santa de Sevilla

Además del recién inaugurado de la Esperanza de Triana, las hermandades de la Macarena y el Cachorro muestran su patrimonio al público. Una gran mayoría lo tiene expuesto pero hay que concertar visitas

Por  0:31 h.

Mucho se ha hablado en los últimos años de la necesidad de crear un museo de la Semana Santa en el que instituciones tan importantes para la ciudad como las cofradías muestren su patrimonio a quienes nos visitan. Aunque el Consejo y el Ayuntamiento siguen trabajando en la búsqueda de una ubicación factible, la mayoría de las hermandades exponen ya sus enseres de una u otra forma. El pasado mes de noviembre, la Esperanza de Triana inauguró su tesoro devocional, del que da cuenta José Antonio Rodríguez en este reportaje. La corporación de la calle Pureza es la única, junto con la Macarena y el Cachorro, que tiene abierto al público su museo y saca rentabilidad de ello.

El resto, en su gran mayoría, también tiene salas de exposición, algunas de ellas muy importantes, donde incluso se pueden ver los pasos y mantos, pero no son de libre acceso. En su lugar, requieren de la concertación de visitas ya sea para grupos o individualmente.

El Cachorro

Una sala del museo del Cachorro / CÉSAR LÓPEZ HALDÓN

Fue el primer museo abierto al público de las hermandades de Sevilla. Anexo a la basílica, cuenta con tres plantas en las que, además del paso de Cristo, aparecen en vitrinas todos los enseres que cada Viernes Santo se ponen en la calle así como otros que no forman parte de la cofradía, como pueden ser el tapiz del crucificado por el puente, propiedad del Duque de Segorbe; el manto de corte de Amelia de Portugal; una Inmaculada cerámica policromada; la ‘Oreja de Oro’ que ganó Juan Belmonte en la Feria de Lima; un impresionante retablo cerámico de la familia Roldán; o una copia del contrato de Ruiz Gijón para tallar al Cristo. Por su parte, además del paso del Señor de la Expiración, de la cofradía se expone todas las piezas de bordado y orfebrería que componen el paso de palio, así como las insignias y la corona de oro de 1974 y las potencias del Cristo, entre otras.

Su hermano mayor, Marco Antonio Talavera, explica que la corporación ha llegado a acuerdos con empresas turísticas para fomentar las visitas al mismo.

Las sayas expuestas en el museo del Cachorro / CÉSAR LÓPEZ HALDÓN

 

Horario de visitas: De 10 a 13.30 y de 17 a 21 horas. Los domingos, de 10 a 14 horas. Precio: 2 euros / Los hermanos gratis

Trasera del palio de la Macarena en el museo / JUAN FLORES

La Macarena

Es, sin lugar a dudas, el más importante en cuanto a tamaño y número de visitantes. En inaugurado en 2009 tras una ambiciosa intervención llevada a cabo por el estudio de arquitectura de Eladio de León, que supuso una inversión de 1,2 millones de euros. El museo de la Macarena se ha convertido en estos años en el segundo más visitado de la ciudad.

El espacio cuenta con 800 metros cuadrados divididos en tres plantas y no es una mera exposición de enseres, sino que es pionero en seguir un criterio expositivo en el que participó un equipo multidisciplinar, coordinados por el museólogo Javier Rodríguez Barberán.

Su arquitecto, Eladio de León -que también ha realizado el Museo del Rocío-, recuerda que «antes lo que había era una sala de exposición, pequeña y que no tenía ninguna medida de accesibilidad». Por ello, planteó dos medidas imprescindibles: «Facilitar su acceso y modernizar y presentar mejor la conservación del patrimonio de la hermandad, que antes no era adecuado». Tras ello, se planteó un discurso museístico: «¿Qué queremos contar y cómo? Finalmente, decidimos quitar la tienda donde estaba y poner ahí la entrada del museo.

En la antigua capillería, instalamos un ascensor y distribuimos las tres salas de la siguiente manera: en la planta baja, la historia de la hermandad hasta el siglo XX. En la planta segunda (va por ese orden), la historia a partir del siglo XX con la coronación, los sucesos de 1936 exponiendo el cajón donde se escondió a la Virgen, y también la procesión en la calle, con un gran plano del recorrido y una película de la estación de penitencia». Por último, la primera planta. «Teníamos claro que teníamos que montar los tres pasos. Por ello, como elemento finalizador de la visita, quisimos que el paso de misterio y el palio estuvieran uno detrás de otro». En esa misma sala, además, se puede contemplar la corona de oro o los mantos de salida.

Para mejorar la conservación del patrimonio, Eladio de León cuenta que se encargó un estudio al IAPH cuyo informe recomendaba que «todos los elementos de tela debían estar inclinados para que no se desgarraran». Asimismo, se puso vidrio de seguridad, cámaras de seguridad, sensores de movimiento y madera de materiales nobles, además de una iluminación no muy intensa.

Boceto del Pilatos y una túnica del Señor de la Sentencia / JUAN FLORES

 

Horario de visitas: De 9 a 14 y de 17 a 21 horas. Los domingos y festivos la apertura se retrasa a las 9.30 horas. Precio: 6€ (general), 4€ (reducida) y gratis para hermanos o menores de 6 años.

Otras hermandades

Otras cofradías tienen grandes salas de exposición aunque cerradas al público si no es previa concertación de visitas. Son los casos de la Hiniesta, la Estrella, la Amargura, Redención, San Gonzalo, San Benito, la Sed, San Bernardo, Cigarreras, Pasión, el Silencio, el Gran Poder, la Carretería (que acaba de inaugurarla), la O o la Mortaja. A éstas se le suman otras 25, al menos, que también tienen su patrimonio en vitrinas para su contemplación para quien visite su casa hermandad.

El paso del Gran Poder en el tesoro de la hermandad / ARCHIVO GRAN PODER

En el caso del Gran Poder, la hermandad ha adquirido recientemente unos inmuebles contiguos a las dependencias de la basílica que permitirán en un futuro ampliar la casa hermandad. El hermano mayor, Félix Ríos, explica que «se va a replantear la zona expositiva pero aún no hay nada definido». De momento, en la casa de la calle Hernán Cortés, los grupos que concierten sus visitas pueden contemplar los dos pasos montados y unas vitrinas con los enseres de la cofradía.

El palio del Gran Poder en el tesoro / ARCHIVO GRAN PODER

Por último, los Gitanos está rematando las obras de su casa hermandad, anexa al santuario, donde también se podrá contemplar una gran sala de exposición.

Javier Macías

Javier Macías

Coordinador en Pasión en Sevilla
Redactor de ABC. Coordinador de Pasión en Sevilla