José Luis Sánchez y Felipe Guerra / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Los Negritos aumenta el patrimonio

Ha presentado una nueva insignia con una bonita historia en el transcurso del triduo de la Virgen de los Ángeles

Por  0:22 h.

Los Negritos está de estreno con la ampliación de su patrimonio con una nueva insignia bendecida en el transcurso del triduo de la Virgen de los Ángeles, además de ser presentada a sus hermanos.

Denominada como la bandera negra, que en su día hubo que incorporar que agregar un nuevo tramo para el Cristo de la Fundación.

Tanto el significado como a la tradición de utilizarse en la celebración litúrgica de la Semana Santa provocaron la incorporación a la cofradía. 

En esta junta que preside Felipe Guerra, alcalde de los Negritos, en el ejercicio anterior acometieron la restauración de 3 banderas más, siendo ésta la cuarta.

Detalle de la bandera / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Ejecutado en el taller de Santa Clara, al igual que las anteriores, siguiendo un diseño de José Luis Sánchez Expósito. Una gran cruz roja sobre un fondo negro, resaltada por los símbolos, atributos pasionistas como los clavos y la corona de espinas, enmarcado en una flor de pasión que entrelazan con la decoración de hojarasca que completa la pieza.

La bandera negra sí os fijáis en cualquier cofradía es muy poco usada. Su origen procede de una ceremonia romana denominada “Arrastre de Caudas”. 

Cuando fallecía el general por guerra o enfermedad, el jefe de le legión hendía al aire la bandera sobre el cuerpo incorrupto. Tras el imperio romano, la tradición pasó al cristianismo hasta llegar a la Catedral de Sevilla.

Eran ceremonias que formaban parte en su día en Santa María de la Sede en la Semana Santa, llegando incluso a Quito, a través de la Reina Isabel de Portugal, esposa de Carlos V, donde hoy sólo perdura. 

La nueva bandera en los Negritos / M. J. RODRÍGUEZ RECHI