LOS OJOS DEL CIELO. Esteban Romera

Por  0:00 h.

Image

Este mes de septiembre es para la Hermandad de la Sed, el mes de María, celebrándose muchos actos en honor de Santa María de Consolación Madre de la Iglesia. Esta singular denominación y los cultos que en su honor se celebren tienen un significado especial, ya que nuca debemos perder la estela que debe ser María en la vida de todos los cristianos.

La Dolorosa que aquí preside fue la última, hasta la fecha, que hizo estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral de Sevilla en la jornada del Miércoles Santo, aunque esta circunstancia parece que pronto podría cambiar si de forma definitiva la Hermandad de Carmen Doloroso se establece en la nómina de Cofradías de este día e incluye en su cortejo a la Virgen del Carmen bajo palio. Santa María de Consolación Madre de la Iglesia salió de las manos del insigne artista Antonio Dubé de Luque en el año 1969, teniendo que pasar todavía varios años hasta que Sevilla entera la contemplara por sus calles, aunque ya desde el año 1972 lo hacías por tu feligresía en aquellas Vísperas de los años setenta.

Image

Es una Virgen que su poderío puede con todo, tanto con calles de pequeñas dimensiones, de “revirás” ceñidas y paso al son de alguna marcha, como con grandes avenida donde el compás amplio de tus costaleros se mezcla con el entorno festivo de todo un barrio que está junto a ti y nunca de teja sola, porque realmente los que se encuentran en soledad son los que no te contemplan. No te importa que se sea de día, donde los rayos de sol campan a sus anchas alrededor tuya o con noche cerrada en tu paso de palio a la luz de cera blanca de candeleros “chorreaos” con base de plata.

ImageEres la Dorolosa de tez dulce y de los ojos del cielo, que se te clavan como dos puñales cuando la miras, costándote trabajo mantener la mirada fija hacia ella, eres de pleno derecho la Madre de la Iglesia, leyenda que todos tus nazarenos llevan en su escudo, pero sobre todo sigues siendo después de más de dos milenios la esperanza de la humanidad, representados en las personas que viven bajo tu manto protector en tu barrio de Nervión, incluidos los que te rezan cada Miércoles Santo desde el Hospital de San Juan de Díos. ¡Benditas seas por estar junto a todos nosotros! , porque cambiaste la vida de muchas personas que confiaron en ti problemas y alegrías.

La idiosincracia de una zona concreta, barrio, pueblo, ciudad o nación la dan sus gentes y determinados aspectos identificativos que de forma colectiva aseguran referencias de por vida, que se impregnan en el devenir de sus gentes y que personalizan esta parte geográfica concreta. Tú, la de los ojos del cielo, tu Hermandad y tus hijos de la Sed y del Sagrado Corazón de Jesús, sois la referencia de todo un barrio.

Todos los barrios de Sevilla deberían tener su referencia Mariana, porque la Madre de Dios es vida y aliento para tantas personas necesitadas y ejemplo a seguir. Parece que fue ayer cuando te vi por primera vez, con nazarenos sin cartón en sus antifaces, que fueron los primeros cofrades anónimos que te acompañaron procesionalmente en aquellos singulares Viernes de Dolores, pero parece que fue ayer… y han pasado varias décadas ya desde que ocurrió esta circunstancia, yo todavía llevaba pantalón corto y ahora peino canas.

Image

Hoy esta realidad, que es la Hermandad de la Sed, y el milagro que supone que sea la seña de identidad de todo un barrio, por el esfuerzo de todos y cada uno de sus hermanos desde su fundación, puede ser a su vez la referencia en nuevas Cofradías establecidas en otros barrios emergentes de Sevilla, como fue Nervión para esta Cofradía. Las “Vísperas” de la Semana Santa de Sevilla de los años setenta se ceñían exclusivamente a la Cofradía de la Sed como la “nueva Hermandad de penitencia” , muy distinto a lo que ocurre en la actualidad, donde emergen Cofradías en muchos sitios, gracias a Dios, pero lo que no debe cambiar es el hecho que la Madre de Díos sea la referencia para estas nuevas barriadas, algo que debería ser tangible también en estos sectores y que ocurrió en Nervión bajo la mirada protectora de Santa María de Consolación Madre de la Iglesia, la Dolorosa de los ojos del cielo. Espero que disfrutemos de este mes de septiembre, el mes de María, y que este cielo se plasme en tantos otros barrios de Sevilla.

Fotografías: Daniel Villalba Rodríguez y Esteban Romera