Señor de la Humildad y Paciencia / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ
Señor de la Humildad y Paciencia / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ

OBRAS EN LOS TERCEROS

Los titulares de la Cena estarán en San Román hasta Cuaresma

El 4 de septiembre es la fecha marcada para el traslado de los titulares a la que será su sede provisional durante cuatro meses aproximadamente. Cuatro hermandades exiliadas y nueve imágenes devocionales recibirán culto bajo un mismo techo.

Por  3:57 h.

La hermandad de la Cena ha anunciado que trasladará a sus titulares a la iglesia de San Román el próximo 4 de septiembre de cara a las obras de restauración que se acometerán en su sede, la iglesia de los Terceros, a partir de las próximas semanas.

Así lo ha anunciado la corporación en un comunicado oficial. A las 21: 15 horas comenzará este traslado para llegar a la parroquia a las 21:45. Cuatro meses, «en principio», estarán fuera de su sede el Señor de la Cena, el Señor de la Humildad y Paciencia y las vírgenes del Subterráneo y la Encarnación. Tiempo en el que se desarollarán las obras de la primera fase de esta intervención. Así, se prevé que las imágenes regresen entorno al inicio de la Cuaresma, con el miércoles de ceniza marcado en el calendario para el 14 de febrero de 2018.

Como dato importante, San Román acogerá bajo su techo a cuatro hermandades exiliadas con nueve imágenes devocionales que recibirán culto en el mismo templo. La Cena se une, por poco espacio de tiempo, al largo exilio que viven las hermandades de la Exaltación, Santa Lucía y el Carmen y Rosario; todas ellas procedentes de Santa Catalina, clausurada el 4 de junio de 2004.

El traslado

El itinerario marcado será por la calle Sol, plaza de los Terceros, Bustos Tavera, Peñuelas, Plaza de San Román y entrada. 

Asimismo, la corporación anuncia que el último culto que se desarrollará en su sede será la misa por la Realeza de María, el 22 de agosto a las 20:30. Eucaristía presidida por la dolorosa de esta hermandad.

Las obras

Tras el «sí» de las instituciones competentes, se iniciarán en breve los trabajos de recuperación de la cúpula del templo, la bóveda del sagrario, yeserías, arcos de las capillas laterales y coro, además de las cubiertas de la capilla de la Virgen de la Encarnación, partes más afectadas del templo, clausurado parcialmente desde hace dos años y tres meses.

Igualmente está motivada por la presencia de hundimientos de forjados de madera en y filtraciones en la cubierta de la capilla de la Encarnación, así como por la ausencia de la mayor parte del remate de la cabecera de la bóveda, ocasionado por el hundimiento ocurrido hace más de 15 años.

Este templo está catalogado como Bien de Interés Cultural desde el año 2002, siendo expresamente necesario este permiso de obras que será remitido de inmediato a la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla, que dará el visto bueno definitivo.

Cuatro meses de trabajos

Con un presupuesto final de obras de 700.000 euros, que llegarán desde la donación particular de un donante (200.000 euros) y de un préstamo solicitado por la corporacion del Domingo de Ramos con valor de entre 380.000 y 400.000 euros avalado directamente por el Arzobispado de Sevilla, los trabajos comenzarán con estudios preliminares de las obras que permitirán conocer el estado general de los bienes muebles situados en el entorno de la zona de trabajo.

Para cumplir los objetivos y asegurar la eficacia de los trabajos se plantea una fase previa de conocimiento a través de un programa de catas realizado con criterio multidisciplinar y científico, cuyas conclusiones serán la base de la fase operativa posterior para conocer las consecuencias de los daños estructurales sobre los revestimientos en estos elementos portantes

El desarrollo de los estudios preliminares favorecerá a la adopción de medidas cautelares sobre los bienes muebles situados en el entorno de la zona de trabajo. De esta manera, se propone la retirada, embalaje y custodia de muebles y tallas, como los dos ángeles lampareros, además de la cubrición total del retablo mayor y los retablos laterales de menor entidad. Los bienes así protegidos serán previamente inventariados, registrados fotográficamente y reconocidos en cuanto al estado de conservación y patologías para evaluar su estabilidad y resistencia y, si fuera necesario, someterlos a un tratamiento de consolidación.

Tras la finalización de la primera fase, arrancará la segunda con el resto de las obras requeridas en la ITE (Inspección Técnica de Edificios).

Javier Comas

Javier Comas

Javier Comas

Últimas noticias deJavier Comas (Ver todo)