Manuel Román y el Consejómetro

Por  0:45 h.

Image No se crean que en la última reunión de la Junta Superior del Consejo se respiraba el ambiente similar al de una clase a la que se le termina el curso.

El adelanto en carrera por la presidencia del Consejo que ha provocado Adolfo Arenas, y el hecho de que en el seno de la institución exista no uno sino dos aspirantes dejaba a Manuel Román en un delicado papel de cara a un curso en el que se deben tomar decisiones importantes y delicadas con el agravante de que la Semana Santa cae en la más temprana de las fechas posibles.

Algunos la llaman alta, otros baja, pero el caso es que el 16 de marzo es Domingo de Ramos. Las decisiones delicadas tienen que ver con el informe que pidieron los hermanos mayores del Miércoles Santo a raíz de lo del Carmen en el que ya se ha empezado a trabajar.

Este, llamemos “Informe Mercurio”, contemplará la “temperatura” y la densidad de nazarenos por día para dibujar un tablero de operaciones de cara al futuro. Una vez que el Carmen parece que se va a consolidar en el Miércoles (el día está ahora 7 contra 1) y el Polígono de San Pablo está predestinada a ser la primera del Lunes, el documento podría servir para señalar otros huecos.

ImagePorque nadie debe llamarse a engaño, hay más cofradías que se van a poner en cola para llamar a la puerta: ahí está el Sol, ahí estará también Pino Montano que aunque parezca mentira, está menos lejos que El Cerro, y ahí estarán las que vengan. Por eso en un momento delicado de la Semana Santa, Román no quiere aparecer como un presidente amortizado y de ahí que haya pedido calma y un parón a quienes en su legítimo derecho optan por la silla de San Gregorio.

Lo que no sabemos es si esta llamada hará sus efectos en la candidatura externa, la de Adolfo Arenas, que sigue desplegando su actividad diplomática y de contactos (el miércoles estuvo en el pregón del Carmen de Ignacio Pérez Franco y este jueves pasado estuvo compartiendo velada en Los Negritos) sacando ventaja así a sus hipotéticos rivales. Arenas, según distintas fuentes, puede ya contar con un tercio de los 120 votos que no es mal punto de partida.

Esta circunstancia es la que esgrimen los “joaquinistas” y los “juancarlistas” del Consejo (los de Joaquín de la Peña y los de Juan Carlos Heras) para indicar a media voz que el presidente se equivoca al mandar parar la máquina y enviar al Consejómetro de vacaciones. Como se ve, por San Gregorio nunca llueve a gusto de todos.