Manuel Ángel Santiago, delegado diocesano de Hermandades y Cofradías

El Obispado de Málaga solicita a las hermandades regular las salidas extraordinarias

El Obispado quiere impulsar el culto interno y limitar el externo

Por  0:05 h.

El nuevo delegado de hermandades y cofradías de la diócesis de Málaga, Manuel Ángel Santiago, ha pedido a las hermandades que no existan excesos de procesiones más allá de las ordinarias que están establecidas.

En un escrito emitido tanto a las corporaciones penitenciales, como a las glorias, párrocos y directores espirituales, ha indicado que deben existir una serie de pautas para la aprobación de las salidas extraordinarias.

Tal y como ha publicado el Diario Sur, donde han podido obtener acceso directo a este escrito, el sacerdote indica que debe potenciarse el culto interno y no el externo, al entender que las imágenes salen en varias ocasiones a lo largo del año sin estar establecidas en los estatutos, lo que nosotros denominamos las reglas, como los rosarios de la aurora y vespertinos, vía lucis y vía crucis o los propios traslados.

El prelado hace ver que para solicitar estas salidas hay tener el beneplácito del Obispado y pedirlo con el suficiente tiempo de antelación. Tampoco habrá una normativa estricta, pero existe interés en establecer algunos criterios. Manuel Ángel Santigo ya lo comentó en una entrevista a Diario Sur, el asunto de regularizar los traslados antes de Semana Santa, ya que parecen una nueva procesión.

Recordemos que las cofradías realizan estos traslados en el fin de semana del pregón desde los templos en los que residen hasta las casa de hermandades, para que las hermandades realicen sus estaciones de penitencia.

Otro de los asuntos tratados por el delegado, ha sido la de los hermanos mayores, «no han de permanecer en el cargo más de dos periodos electorales (8 años) y solo se podrá prorrogar otro con la expresa autorización del Obispado, y siempre y cuando se trate de un caso verdaderamente justificable por el bien de la hermandad». «Lo que es extraordinario no puede convertirse en ordinario», sentencia el escrito.

Por otro lado, el escrito hace ver a las hermandades que quién quiera realizar una nueva imagen deberá de contar con la autorización del Obispado, así como de las restauraciones, ««Queremos recordar algunos aspectos que, aunque conocidos por todos, a veces olvidamos, como es la proliferación de imágenes que se mandan a realizar y que no siguen el curso normal de tramitación ante nuestro Obispado y siguiendo los criterios del mismo. Asimismo, cuando se trata de restauraciones. Esto crea más de un quebradero de cabeza a unos y otros».