El proyecto de palio de Madre de Dios de los Ángeles

ALCALÁ DE GUADAÍRA

Un palio azul añil bordado en plata Madre de Dios de los Ángeles de Alcalá

La agrupación parroquial de la Tercera Palabra ha presento el proyecto que ha diseñado José Antonio Grande de León

Por  0:01 h.

La Agrupación Parroquial de la Tercera Palabra sigue avanzando en la creación de una cofradía que espera salir pronto a la calle como Hermandad y que cuenta con el apoyo del barrio alcalareño del Campo de las Beatas. Su último paso ha sido la definición de la estética que tendrá su paso de palio, el que dará cobijo a su titular, Madre de Dios de los Ángeles.

Para ello han contado con el criterio técnico y estético del diseñador y bordador José Antonio Grande de León que ya mantiene una colaboración con hermandades alcalareñas como la de Jesús Nazareno.

En esta ocasión para la futura hermandad del Campo de las Beatas ha planteado una obra que ha presentado ya muy definida sobre su resultado final. El marco general del que será nuevo palio alcalareño es la estética barroca. El color resulta muy original e inédito en la Semana Santa de Alcalá con un azul turquesa, que además irá bordado en plata. Una combinación que dará gran personalidad al resultado final. El terciopelo alternará con espacios de malla calada para dar entrada a la luz en un palio que tendrá un largo recorrido y que gozará de muchas horas de luz en la calle, ya que la distancia entre su parroquia y el centro de Alcalá es larga.

En el programa iconográfico figura la presencia del anagrama de María soportado por dos arcángeles, y coronado con la corona real que irá tanto en la delantera, como en la trasera del paso. También las bambalinas llevarán espacio en malla caladas con parejas de ángeles entre nubes y motivos florales. La gloria del techo llevará una pintura al óleo que representará a la Virgen de los Ángeles.

Está definida ya también la línea de la orfebrería, y se han presentado las primeras piezas de la candelería. Los varales serán los antiguos de la Hermandad de la Amargura de Alcalá, que han sido adquiridos a la corporación de la parroquia de San Sebastián.