Los artesanos del Parque de Arte Sacro amenazan con abandonar el proyecto

Por  7:42 h.
Vista general, ayer tarde, de las obras del Parque de Arte Sacro en San Jerónimo. / KAKO RANGEL

La apuesta del Ayuntamiento por el Parque de Arte Sacro de Sevilla puede sufrir un nuevo revés si se consuma la advertencia de un grupo de artesanos que ya han cerrado el trato para adquirir naves en este edificio: están dispuestos a dar marcha atrás en dicha compra y a abandonar el proyecto si la empresa promotora Sevilla Global, que es la que tiene encomendado este proyecto —y que está en manos de Izquierda Unida—, lleva a cabo su propósito de ceder las naves que no se han comprado a asociaciones y colectivos que nada tienen que ver con el arte sacro.

La intención es clara tras saber que Sevilla Global quiere dar a esas naves un uso bien distinto para el que se está construyendo el parque. Actualmente, el 75% de las naves, aproximadamente, ya han sido adquiridas por parte de artesanos de distinta índole —orfebres, imagineros, tallistas, doradores, bordadores…—, quedando un 25%, que es el que quiere destinar la agencia de promoción a asociaciones y colectivos que nada tienen que ver con este proyecto.

Miguel Santana, presidente de la Asociación de Artesanos «Las Sirenas», precisó ayer a ABC de Sevilla que Sevilla Goblal «pretende hacer un uso de esas naves que no entra en el proyecto y que para nada tiene que ver con el objetivo y el fondo de este parque».
Santana señaló que, al menos, ahora mismo hay «unos 25» artesanos que ya han anunciado su intención de rescindir el contrato de compra de las naves —establecido con Cajasol— si Sevilla Global lleva a cabo sus pretensiones», añadiendo que sólo es el principio, puesto que de persistir esta intención «puede que se vea sin ningún artesano. Todo va a depender de que Sevilla Global dé marcha atrás en sus pretensiones».


Alquiler

El presidente de la Asociación de Artesanos «Las Sirenas» dejó claro que «comprendemos que el parque se tiene que llenar, pero tiene que hacerse con gente que tengan que ver con estas profesiones».

Los propios artesanos han propuesto soluciones para poder completar el aforo de este parque. Por ejemplo, «sería una buena idea que estas naves fuesen alquiladas a artesanos que están empezando y que no tienen ahora mismo poder adquisitivo para comprarlas. Y luego podría haber una opción de compra más adelante».

Igualmente, otra opción que se baraja es la de ofertar estas naves a empresas que, aunque no directamente relacionadas con el arte sacro, sí tengan algo ver con él, caso de cristalerías que realizan guardabrisas para los pasos; cererías e incluso floristerías que también trabajan para las hermandades.

«Se trata —abundó Miguel Santana—, como se estipuló en un principio, de un parque de Arte Sacro y afines. A nosotros se nos vendieron unas naves y un proyecto concreto. Es verdad que Sevilla Global tiene la comercialización del parque, pero que sea para empresas y artesanos relacionados con todo lo que es el trabajo para Semana Santa».

Los artesanos, por el momento, están a la espera de la reacción y los pasos que vaya a dar Sevilla Global, pero lo tienen muy claro: el parque empresarial es para Arte Sacro.

Edificio polivalente
Otra cuestión que tampoco gusta a los artesanos sacros es la posibilidad de que Sevilla Global destine también el edificio anexo para actividades que no tienen nada que ver con el objetivo. La finalidad de dicho edificio polivalente es la de que, entre otras cosas, los artesanos radicados en el parque puedan exponer sus trabajos. «También hay más proyectos con dicho edificio —argumenta Santana—, como organizar aulas de formación, videotecas e incluso hasta una guardería para los hijos de los trabajadores del parque». Aspectos estos que consideran Sevilla Global debería tener en cuenta ya que, al fin y al cabo, «dicho edificio lo pagamos todos los que estamos adquiriendo naves».

Las obras del Parque de Arte Sacro, tras varios años de retraso, van ahora a buen ritmo y todo hace indicar que este mismo año podrá entrar en funcionamiento, que es la pretensión que tiene el Ayuntamiento.