Pasión se debate entre cirineos

Por  22:55 h.

De izquierda a derecha, los cirineos de Sebastián Santos y el atribuido a Juan de MesaLa hermandad de Pasión se enfrenta mañana a una tesitura de esas que hacen historia. Recuperar el cirineo sería devolverle al Señor la estampa con la que lo soñó su más que probale autor: Juan Martínez Montañés.

De salir adelante esta propuesta que hace ahora la junta de gobierno de Javier Criado, la hermandad se planteará tres posibilidades:

a) Recuperar el tallado por Sebastián Santos.

b) Recuperar el atribuido a Juan de Mesa

c) Encargar uno de nueva factura.

La decisión es apasionante, sobre todo, porque detrás de este cabildo hay una larga historia que abarca ya varias generaciones en la hermandad.

Si gana el SI, estas son las posibilidades que se plantean:


Cirineo atribuido a Juan de Mesa y que procesionó entre 1950 y 1969El Cirineo atribuido a Juan de Mesa 1950 – 1969

En 1950, la Hermandad de Pasión adquirió la imagen de un cirineo cuya cabeza y una de sus manos eran atribuidas a Juan de Mesa. El resto del cuerpo lo comenzó José Rodríguez Fernández Andes y fue concluido, posteriormente, por Luis Ortega Bru, encargándose de su policromía Juan Miguel Sánchez.

Figuró en el paso hasta 1969, que es cuando en la hermandad se plantean sustituirlo por una escultura de nueva ejecución del célebre Sebastián Santos que, tres años antes, había culminado la Virgen de la Merced que sustituía a la primitiva.

En la actualidad, esta imagen puede ser contemplada pues la cabeza de esta extraordinaria talla se conserva en una hornacina que hay en el altar de Santa Justa y Rufina de la Iglesia Colegial del Salvador.

A continuación, pueden ver una galería de fotos realizadas por José Javier Comas Rodríguez en las que se aprecia la nueva ubicación de este busto tras la reapertura de la iglesia.


Encuentra más fotos como esta en Cofrades

Cirineo de Sebastián Santos, tallado en 1970 y que procesionó hasta 1974El Cirineo de Sebastián Santos 1970 – 1974
El cirineo que Sebastián Santos talló para el Señor de Pasión es considerado la obra de cumbre de la última época de este artista. Tallado en madera de pino flandes, se considera que la cabeza del cirineo responde a un autorretrato del propio Sebastián Santos.

El modelado está cuidado al máximo detalle e, incluso las formas anatómicas de gran fuerza y expresividad se dejan ver a la perfección conjugado con un acertado uso de los pliegues en los ropajes tallados.

Resulta curioso que, para aplicar la policromía, Sebastián Santos tomara como referencia la del Señor de Pasión para, posteriormente, reflejarla en el cirineo.

Este cirineo acompaña por primera vez al Señor de Pasión el Jueves Santo de 1972. Su estreno estaba previsto para la Semana Santa de 1970 pero tanto la de ese año como el siguiente llovió, suspendiéndose la estación de penitencia. Sin embargo, cuando en 1974 se plantea la restauración del Señor de Pasión, un informe de Peláez del Espino culpa al cirineo de las fisuras que el Señor presenta, de modo que se suprime – en principio – por un año.
Sin embargo su retirada va a ser definitiva iniciando un peregrinar por la sala de cabildos, almacén del Patio de los Naranjos, exposición del tesoro y almacén donde se guarda el paso. Durante este tiempo, en determinadas ocasiones, ha llegado a estar expuesto a agentes externos como humedades, excrementos de aves etc.


Uno nuevo

La tercera posibilidad que la hermandad maneja de salir adelante la propuesta de recuperar la iconografía del cirineo junto al Señor de Pasión es la de encargar una nueva talla a un imaginero que saldría elegida entre varios candidatos. Igualmente, se le requeriría al imaginero designado un estudio previo de los anclajes para garantizar la seguridad a la talla del Señor.