Restauración de la túnica del Señor de la Humildad y Paciencia de Pasión / DANIEL SALVADOR ALMEIDA

Pasión restaura la clámide del siglo XVIII del Cristo de la Humildad y Paciencia

La pieza ya aparece inventariada en 1723 y es la que habitualmente luce la imagen en su anual besapiés del Jueves Santo

Por  0:08 h.

La Archicofradía Sacramental de Pasión ha llevado a cabo la restauración de una clámide del siglo XVIII perteneciente al ajuar de la imagen del Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia. La intervención, realizada en el taller de José Antonio Grande de León, ha consistido en básicamente en una limpieza de las piezas bordadas, que se encontraban en un estado de bastante deterioro, y han sido pasadas a un nuevo soporte de terciopelo de Lyon.

Esta restauración ha sido sufragada a título particular por los componentes de la Comisión de Caridad junto con varios hermanos devotos de la Sagrada Imagen que, en su día, fue patrón de la Obra Pía del Salvador y, por tanto, ostenta actualmente el patronazgo sobre nuestra Comisión de Caridad. La clámide será bendecida este viernes, a la finalización de la misa de hermandad, en la capilla Sacramental.

Según nuestro hermano José Roda Peña, esta importante pieza bordada se remonta al 28 de octubre de 1720, cuando se acordó en el transcurso de un cabildo ordinario de oficiales de la Hermandad Sacramental del Salvador el que se confeccionara una muceta bordada sobre terciopelo carmesí para el Cristo de la Humildad y Paciencia, que habría de costearse con las limosnas que los devotos depositaran en el cepillo situado ante la sagrada imagen.

Efectivamente, en la data de las cuentas de la obra pía de pobres correspondiente al año 1721 se consigna un pago de 862,5 reales «que se gastaron en una muzeta de terciopelo bordada de oro para el Santo Xpto.”. Dicha prenda quedó inventariada por primera vez en 1723, complementándose con “una soga de ilillo de oro con sus remates”.

Esta capa corta, a manera de esclavina, se le colocaba antaño a la efigie durante las principales fiestas litúrgicas que celebraba la corporación eucarística, puesto que de ordinario contaba con otras prendas más sencillas. Ahora, la luce, entre otras ocasiones, en su anual besapiés del Jueves Santo. El borde de la clámide se orla con una cenefa configurada por un estilizado roleo; el resto del tejido se cubre con motivos florales y vegetales, tales como hojas de sauce y rosas de pasión, que presentan aplicaciones de lentejuelas.

Restauración de la túnica del Señor de la Humildad y Paciencia de Pasión / DANIEL SALVADOR ALMEIDA