Malestar en el Polígono San Pablo por el posible cambio de la Virgen

Por  21:16 h.

Image«La Virgen no se cambia. No a los caprichos. A nuestra Madre le debemos todos». Ésa es la leyenda del cartel que, en el día de ayer, se pudo ver pegado en distintas fachadas de edificios cercanos a la parroquia de San Ignacio de Loyola, en el Polígono de San Pablo, y sede canónica de la Hermandad del Cautivo.

Igualmente, una nota remitida a ABC señalaba la «injusticia» y «falta de sensibilidad que muestran los rectores de la Hermandad» en su «intención de sustituir nuestra titular por mero capricho y sin ningún fundamento certero». Igualmente, se solicita que «reconsideren su actual postura teniendo en cuenta la respuesta del barrio». Preguntado por esta nota y los carteles aparecidos al hermano mayor, Manuel Márquez, éste señaló que «no hago caso a los rumores», para horas más tarde precisar que, como responsable de la corporación de penitencia, «no tengo absolutamente nada que decir de todo esto».

Aunque la corporación se cierra en banda sobre esta cuestión, es posible que la junta de gobierno, reunida en cabildo de oficiales hace ahora algo más de un mes, hubiese decidido el cambio de la Dolorosa. Incluso que toda la junta, salvo uno de los miembros, habría votado a favor. Ahora quedaría la ratificación por parte del cabildo general de hermanos. La talla de Nuestra Señora del Rosario en sus Misterios Doloroso es obra del imaginero Luis Alberto García Jeute, quien declaró ayer a ABC que «desde hace tiempo he venido oyendo rumores de ese posible cambio. Es más, he estado llamando al hermano mayor y no me coge el teléfono. Me extraña mucho aunque no sé qué es lo que puede haber pasado». García Jeute dijo sentirse «confuso, porque si eso ocurre me tendría que enterar si se puede llevar a cabo, si bien viendo lo que ha pasado en Santa Genoveva…».