Un pregón lírico para Capitanía

Por  7:29 h.

ImageLos pensamientos, los recuerdos, las vivencias de un cofrade durante la noche del Sábado de Pasión al Domingo de Ramos, son los hilos que guiaron anoche el Pregón de Lutgardo García Díaz en el ya tradicional acto «Pasión y Gloria de Sevilla», organizado por la Cátedra «General Castaños».

Como cada año, desde que en 1991 Javier Criado pronunciara el primer pregón de Semana Santa de esta Cátedra, el edificio de Capitanía General, en la Plaza de España, se vio lleno de público, militares, amigos del pregonero, que quisieron asistir a este acto, que se ha convertido en una de las citas imprescindibles en el tiempo de Cuaresma. Fue un pregón eminentemente lírico y sentido el pronunciado por Lutgardo García, que quiso dar un mensaje de fe, el de de una persona que vive la Semana Santa como cristiano cofrade, aunque también con guiños a la estética de la fiesta religiosa. Con 27 años, Lutgardo García, licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Sevilla, ejerce su profesión en el Hospital Universitario Virgen Del Rocío dentro de la especialidad de Obstetricia y Ginecología. El de ayer supuso otro paso en su camino de pregones, ya que pronunció el Universitario en el año2004; la exaltación mariana de la Hermandad de la Pura y Limpia del Postigo en 2006, el mismo año en el que pronunció la exaltación cofrade la Casa de Castilla y León. También ha dictado conferencias en el «Curso de Temas Sevillanos», del que es profesor honorario. No sólo es un enamorado de las cofradías, sino que también ha disertado en diversos foros de temática taurina, otra de sus grandes pasiones, y ha publicado poesía en diversas revistas como «Cuadernos de Roldán». Con Capitanía como telón de fondo, Lutgardo García, hermano de Los Estudiantes, Hermandad a la que acude todos los martes, y de la Pura y Limpia del Postigo, desgranó ayer sus vivencias y sus reflexiones en forma de emocionados poemas, en un acto que contó con la intervención de los saeteros Paquita Gómez y Pepe «El Sacri» y con interpretaciones de la banda de música de la Segunda Subinspección General del Ejército de Tierra (Soria 9).